Incluye vitaminas y nutrientes desde el primer año de vida de tu bebé

exp_sopas_tema_3Sin duda, las sopas son una entrada infaltable en la mesa de los ecuatorianos y son la mejor manera de asegurarse la ingesta de varias verduras que aportan nutrientes a nuestro cuerpo, especialmente los niños que están en etapa de crecimiento.

A partir del año de edad se puede incluir las sopas dentro de la dieta de los infantes, explica Ana Cristina Tinoco, nutrióloga infantil, quien además recomienda las cremas, ya que en su composición tienen verduras, cereales, algún tubérculo o proteínas.

“Es una buena forma para que los niños comiencen a consumir verduras”, refiere la especialista, quien enfatiza que dentro de estos potajes los caldos no tienen un adecuado valor nutricional para la población pediátrica.

Tinoco agrega que los pequeños deben recibir en su alimentación proteínas como carne, pollo o pescado; hidratos de carbono presentes en cereales, tubérculos o legumbres y verduras.

En tanto, la nutricionista Cristina Bajaña dice que si los niños pueden comer los alimentos en su textura y forma natural ­no en papillas ni cremas­, mucho mejor porque así conserva su contenido nutricional intacto.

“El trabajo de digerirlo y hacerlo ‘papilla’ debemos dejarlo al sistema digestivo, de esta manera el carbohidrato que se use se desdoblará en un lapso más prolongado de tiempo, lo cual permite que este genere mayor saciedad y provea energía por más tiempo”, detalla Bajaña.

Importante

Cualquier sopa que se prepare para los niños deberá contener:

– Carbohidratos complejos: frejoles, choclo, chocho, maíz tostado, canguil, lenteja, garbanzo, arveja, habas, arroz integral, quinua, camote, verde, maduro, yuca, entre otros.

– Proteínas no procesadas: pollo, pescado o pavo.

– Grasas saludables: aceite de oliva extra virgen, aceite no refinado de canola, maíz o girasol, aguacate, aceitunas, frutos secos.

– Vegetales crudos o poco cocinados: zanahoria, champiñones, espárragos, espinaca, nabo, berro, apio, rábano, brócoli, coliflor, tomate, pepino, pimiento, cebolla, col, entre otros.

Evitar

Los alimentos procesados de bajo valor nutricional entre las comidas, como galletas, bebidas azucaradas o dulces.

Fuente: Diario El Universo (www.eluniverso.com)