El nuevo reto de Salvador Cabañas: ser entrenador

5184084Salvador Cabañas conmovió al mundo del fútbol luego de que un disparo en la cabeza en 2010, en el mejor momento de su carrera, lo obligó a dejar la profesión.

Con una vida muy distinta a la de aquellos tiempos en los que jugaba en el América de México, el paraguayo estuvo el fin de semana en Madrid, donde recibió un homenaje organizado por la comunidad guaraní de España y aprovechó su estadía para hablar con diario Marca.

“Venir a compartir con la gente para mí es lo máximo. Ahora que estoy retirado del fútbol, me viene bien y estoy agradecido por eso”, sostuvo el exatacante. “Las cosas que yo hice como jugador nunca se van a borrar y hay mucha gente que aún lo reconoce”.

A pesar del atentado que lo alejó de las canchas, Cabañas tiene un gran desafío para consolidar en su futuro, ser entrenador. “Hoy día quiero ser técnico, me gusta y estoy empezando a serlo. Yo cumplo todas las cosas que me propongo y espero que en esto también me vaya bien”, indicó el Mariscal.

El exdelantero ya dirigió al Patria Guaraní de su país, como su primera experiencia en los banquillos. Y también dirige una escuela de fútbol de su propiedad, llamada Complejo Cabañas, en Asunción. Pero piensa en grande y se fija retos que una bala alojada aún en su cabeza no le impide soñar con materializar algún día: “Quiero llegar algún día a ser un buen técnico y por qué no, entrenar a la selección de mi país”, dijo.

No rehúye a hablar de lo que pasó la madrugada del 25 de enero hace ya seis años. “Aquel accidente ya es pasado para mí, ahora disfruto de esta nueva vida junto a mi familia (…). Siempre dije que si veo de nuevo al señor que me disparó, lo abrazaría sin ningún problema. Yo lo perdoné. Lo que aún no me explico es qué hacía yo, un futbolista profesional, en esa discoteca a las 5 de la madrugada.. Me arrepiento de haber estado ahí”.

En la entrevista con el diario español, el paraguayo hizo una revelación: “Tuve contacto con el Manchester United y estuve a punto de irme cuando sufrí el disparo en la discoteca, pero el América no quiso venderme y yo estaba acostumbrado al equipo”.

Dos pisos en una playa mexicana y su sueldo acrecentado como le ofrecían en Europa le hicieron continuar en las Águilas, que aún recuerda con cariño. “El América es todo para mí, me dejó muchas cosas lindas”. (D)

Fuente: Diario El Universo
(http://www.eluniverso.com/deportes/2016/09/21/nota/5812435/nuevo-reto-cabanas-ser-entrenador)