Osteopenia, una enfermedad silenciosa

La deficiencia de vitamina D, que ayuda a absorber el calcio en los huesos, produce serios inconvenientes.

Edison Ahtty Vallejo, especialista en cirugía de columna, explica que la osteopenia es un término cuyo significado literal es “falta de hueso”.

Esto quiere decir que el esqueleto pierde calidad, dureza y masa ósea, tornándose débil, en una etapa que puede convertirse en la antesala de la osteoporosis.

Esta patología, comenta el experto, es recurrente y porcentualmente alta en las mujeres a partir del climaterio (fase de la menopausia) debido a la disminución de estrógeno, una hormona femenina cuya pérdida dificulta la capacidad de absorber el calcio en los huesos, generando así una debilidad en estos.

¿Cómo prepararse?

Es importante la prevención, señala el galeno, puesto que una osteopenia no controlada a tiempo puede generar una osteoporosis a corto o a largo plazo.

Por eso, es necesario que las mujeres a partir de los 40 años se realicen una densintometría ósea, sobre todo cuando existe el riesgo de contraer esta enfermedad de manera hereditaria.

Se trata de un examen en el que el hueso es valorado de acuerdo a la edad, sexo y raza de la persona. Los resultados se imprimen en base a una escala que registra la densidad del hueso en franjas de colores equivalentes al grado de daño que pueda existir.

Tratamiento

Vallejo comenta que esta patología se puede controlar mediante dieta y ejercicio, además de hacerse una densintometría anual.

“Un esqueleto que se mueve es uno duro, mientras que otro que permanezca inmóvil es propenso a osteopenia”, cuenta. Razón por la que se recomienda hacer caminata por 40 minutos bajo el sol de la mañana.

“Con el régimen adecuado se puede detener esta enfermedad luego del primer año de tratamiento”, añade.

En el límite de la osteopenia y la osteoporosis se suministra medicamento vía oral o intravenosa para endurecer el hueso y potenciar la absorción de calcio.

La leche y sus derivados están recomendados para gente de toda edad por su alta fuente de calcio.

A partir de los 40 años es pertinente informarse acerca del consumo de calcio complementario o suplementario, sobre todo si se presenta intolerancia a la lactosa.

Consejos prácticos
Ante el ‘enemigo invisible’

Evitar el sedentarismo y acudir a un control médico especializado con regularidad para detectar tempranamente cualquier patología ósea.

Un vaso de leche equivale a 1.500 miligramos de calcio y cumple con los requerimientos diarios.

Independientemente de si la mujer haya o no tenido hijos es propensa a la osteopenia y debe realizarse una densitometría cada año.

EL DATO
El mayor porcentaje de mujeres que padecen ésta enfermedad atraviesa la fase menopáusica.

La ostopenia no suele presentar síntomas hasta que ya está muy avanzada.

Prevención

“Para evitar llegar a la osteopenia es necesario tener una dieta totalmente balanceada”, explica Teresa Montero, nutrióloga, quien agrega que “el menú debe incluir lácteos, huevos, frutas, vegetales y pescado durante todas las etapas de la vida”.

Es importante saber que desde los 35 años la mujer empieza a perder masa ósea y se debe hacer énfasis en el consumo de calcio, vitamina D y fósforo, para lo cual es necesario haber tenido una buena alimentación.

La vitamina D se encuentra en el hígado de res y pollo, en la yema de huevo, en los lácteos fortificados y en las frutas.

Fuente: Diario La Hora