A cuidar el agua para asegurar la vida

Para 2012, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) se enfocó en ‘El agua y la seguridad alimentaria’ como temática destacada para el Día Mundial del Agua, que se celebró el pasado 22 de marzo.

Se estima que para 2050 existirán nueve mil millones de personas en el planeta, es decir dos mil millones más que en la actualidad, por lo que la demanda de recursos naturales se incrementará.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), cada persona consume entre dos y cuatro litros de agua al día, pero la mayor parte del líquido se encuentra en los alimentos. “Por ejemplo, para producir un kilo de carne de res se necesita 15.000 litros de agua”, explica Juan Calles, ecólogo acuático de la Fundación EcoCiencia.

‘Líquido vital’

En la cadena de generación de alimentos (siembra, cosecha, transporte y consumo) se emplean grandes cantidades de agua, que se deben ahorrar para evitar perder el recurso.

“La ‘huella hídrica’ debe evitarse y crear conciencia de que detrás de cada producto hay un volumen de agua inmenso que se necesita para la producción”, enfatiza el ecólogo acuático.

Es esencial que las personas analicen cómo pueden aportar al cuidado y ahorro del ‘líquido vital’, ya que es fundamental para desarrollar un sinnúmero de actividades como la hidratación, el aseo, la alimentación… Inclusive, sus principales fuentes (ríos, lagos, lagunas y mares) son el hábitat de cientos de animales y plantas.

“Sin duda, lo trascendental para mantener la provisión de alimentos es el agua. No hay otro elemento más indispensable”, señala Calles.

Aprovechamiento controlado

Sobre el uso eficiente del recurso, el experto explica que se debe optimizar el manejo, ya que “hace poco veíamos como algunas provincias de la Costa sufrían por la sequía y después se inundaban”.
También, recalca que ese panorama va a seguir existiendo y se agravará con el cambio climático que provocará inviernos y veranos más fuertes.

Por otro lado, la contaminación de las fuentes de agua por actividades agrícolas o ganaderas debe ser controlado porque dificulta la disponibilidad del recurso de calidad para consumo y producción.

Destinar los sistemas de producción a zonas adecuadas es otra alternativa para optimizar el uso del líquido, pues ejemplifica que “no podemos hacer ganadería en un lugar donde en seis meses hay poca agua”.

EL DATO
La contaminación de los ríos y de los mares sigue siendo un gran problema que afecta a las ciudades costeras, donde vive más del 60% de la población de América Latina.

Consejos
Cuide el ‘líquido vital’

Cierre levemente la llave de paso de su casa. No notará la diferencia y ahorrará una gran cantidad de agua diariamente.

Repare los grifos. Una gota por segundo desperdicia 30 litros de agua al día y 10 mil litros al año.

Cuando se lave los dientes, utilice un vaso. No deje el grifo abierto. Ahorrará 12 litros por minuto.

Al bañarse cierre el grifo mientras se enjabona. Ahorrará una media de 150 litros cada vez.

Mientras espera a que salga el agua caliente para ducharse, coloque un recipiente para evitar el desperdicio y utilizarlo para regar las plantas.

A la hora de descongelar alimentos, no lo haga poniéndolos bajo el chorro del agua.

Lave las verduras y frutas en un recipiente, no bajo el chorro de agua, después puede servirle para limpiar o regar las plantas.

Riegue su jardín en las horas de bajo calor. Perderá menos agua por evaporación.

Trate de no usar agua potable para regar el jardín. La lluvia, por ejemplo, sirve perfectamente para este fin.

Utilice la lavadora con la carga completa y el programa adecuado. Cuando lava a mano consume un 40% más de agua.

No limpie el carro con la manguera. Gasta 10 veces más agua que si lo hace con un balde de 50 litros y un trapo.

Fuente: Diario La Hora