Argentina pide diálogo a Gran Bretaña por las Malvinas y rechaza pedido de isleños

AFP | NUEVA YORK, ESTADOS UNIDOS

La presidenta Cristina Fernández manifestó el jueves ante el Comité de Descolonización de la ONU que Argentina “está abierta a la negociación” por la cuestión de las islas Malvinas, y pidió al Reino Unido aceptar esa propuesta sin condiciones previas.

“Mire qué poco estamos pidiendo: dialogar. No estamos pidiendo que nos den la razón. Estamos pidiendo que se sienten en una mesa a dialogar”, dijo Fernández en una histórica participación en la reunión anual de este organismo especial de la ONU.

“Argentina está abierta a la negociación”, agregó la mandataria, quien declaró que hacía esa oferta “sin ningún tipo de rencor, sin ningún tipo de ofensa, con la certeza y seguridad” de que Argentina es “un país abierto”.

Fernández se presentó acompañada de varios de sus ministros, así como representantes de los principales partidos de oposición y veteranos de la guerra de 1982, para demostrar el consenso que existe en Argentina sobre la reivindicación de la soberanía de las islas ocupadas por el Reino Unido desde 1833.

Negativa a los isleños
Frente al inusual despliegue diplomático argentino este año, los isleños se presentaron con una delegación de ocho personas, la más grande desde 1996, entre ellas seis jóvenes nacidos después de la guerra que buscan mostrar que las Malvinas quieren tener su voz en las discusiones.

Sin embargo el canciller argentino Héctor Timerman no aceptó el jueves una carta de la delegación de las Malvinas pidiendo un diálogo entre ambas partes, al final de la reunión del Comité de Descolonización de la ONU en Nueva York, constató un periodista de la AFP.

Un miembro de la Asamblea Legislativa de las islas, Michael Summers, se acercó al final del encuentro a la presidenta argentina Cristina Fernández para darle la carta, pero ante la imposibilidad de acceder a ella, intentó entregarla al canciller, quien se negó a recibirla.

“Envíela a mi embajada”, dijo Timerman, retirándose a toda prisa en medio de un torbellino de gente agolpada en la puerta de la sala de la ONU donde se llevó a cabo el encuentro.

El gobierno argentino no reconoce a los isleños y solo acepta como interlocutor al Reino Unido, a quien reclama la soberanía de las islas en manos británicas desde 1833.