Asesinados en la Nicolás Infante Díaz

QUEVEDO.-

Luis Gabriel Mina Obregón, de 25 años y Pedro Vinicio Fernández Briones, de 31 años, fueron asesinados con varios disparos. El doble crimen se registró la madrugada del domingo en la parroquia Nicolás Infante Díaz, a la altura de la loma que conduce al sector Playa Grande.

María Elena Obregón Paredes, madre de Luis, informó que su hijo salió desde su hogar ubicado en la Nicolás Infante Díaz, a divertirse con su amigo Pedro, quien vivía en la Nuevo Quevedo y Benjamín Carrión, el sábado a las 21h30, y desde allí no supo más de él hasta las 04h00 del domingo, cuando recibió una llamada indicándole que su hijo había sido asesinado, junto con su acompañante, con quien había salido a farrear.

Desconsolada al ver a su hijo tirado en el piso de la Morgue, Obregón aseguró que los dos jóvenes andaban con una joven desconocida, por lo que sospechan que fue la causante de este terrible hecho de sangre.

Piden justicia

Según versiones de familiares, la sospechosa que estaba con las dos víctimas fue detenida por la Policía para investigaciones. Ellos afirman que no descansarán hasta que se esclarezca este terrible hecho de sangre que enlutó a dos familias.

Diana Bone Pontón, esposa de Pedro Fernández, afirmó que colocará la denuncia respectiva para que se efectúen las investigaciones. Las dos familias exigen justicia.

En Quevedo cobran por las autopsias

Una dura realidad vivieron ayer los familiares de Mina, en la Morgue del Cementerio General de Quevedo, ellos afirmaron que ya habían realizado todos los trámites correspondientes para la autopsia de ley de su ser querido, sin embargo en la Morgue les dijeron que no le podían hacer la autopsia al fallecido hasta que no cancelen 180 dólares por el trabajo.

Sobre el tema, este medio de comunicación se acercó hasta la fiscalía de Quevedo para solicitar el documento donde afirme que las autopsias tienen algún costo. Allí nos manifestaron que las autopsias se ejecutan de manera gratuita.

Fuente: Diario La Hora