Autopsia revela causa de muerte de Betty Pino

La locutora ecuatoriana Betty Pino, que falleció el pasado 7 de agosto a los 65 años, murió a debido a las complicaciones de la operación con la que quiso extraer de su cuerpo la silicona que se inyectó hace cuatro años.

Ese es el resultado de la autopsia que realizó el Departamento del Médico Forense de Miami-Dade, señala la publicación de este domingo de El Nuevo Herald de Miami.

Según informa el medio, “la autopsia cuenta cómo Pino se había colocado unos implantes duros de plástico hacía unos 20 años para ensalzar sus glúteos. Una década más tarde los cambió por otros implantes salinos. Pero estos terminaron causándole problemas, y hace unos cuatro años, Pino decidió inyectarse silicona en los glúteos”.

Pino, que ayudó a muchos artistas a abrirse camino en Miami, se había sometido en el mes de junio a una operación para eliminar la silicona que se había inyectado.

Al siguiente mes le diagnosticaron sepsis (afección generalizada producida por la presencia en la sangre de microorganismos patógenos o de sus toxinas). Su cuerpo empezó a gangrenarse, detalla el parte.

Los médicos tuvieron que amputar sus manos y sus pies, pero ella ya estaba en coma, indicó  El Nuevo Herald.

En la nota no  está claro quién le puso las inyecciones de silicona a la locutora hace cuatro años.

Explica el informe de la autopsia de 17 páginas, obtenido por El Nuevo Herald, que “ella había pedido a muchos médicos que le extrajeran el tejido endurecido de sus glúteos porque era muy doloroso sentarse. Sin embargo, no encontró a ningún doctor que aceptara llevar a cabo este procedimiento porque todos temían los riesgos y complicaciones”.

Las inyecciones de silicona en los glúteos son un procedimiento ilegal en Estados Unidos, señala el medio escrito.

Fuente: Diario El Universo