Bebidas energizantes causan daño si son usadas en exceso

La Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) investiga cinco muertes y un ataque al corazón por posibles vínculos con el consumo de bebidas energizantes Monster Energy, según comunicó una portavoz del organismo la semana anterior.

La empresa que la distribuye enfrenta una demanda de la familia de una menor de 14 años de Maryland que sufría de un problema cardiaco y que murió después de beber dos latas de la bebida en menos de 24 horas.

La entidad lamentó el deceso, pero sus directivos dijeron en un comunicado que de ninguna manera creen que sus productos hayan sido responsables de la desgracia. Esto deja la siguiente inquietud: ¿pueden los energizantes ser causantes de la muerte de una persona?

El cardiólogo Óscar Cascante advierte que sí, pero solo en algunos casos. Dice, por ejemplo, que están contraindicados para pacientes diabéticos e hipertensos. Tampoco son recomendados para quienes pasan por procesos depresivos. “Hay personas que no están agotadas sino deprimidas, pero igual lo toman, y luego terminan devastadas”, señala.

Cascante agrega que es preferible tomarlos después de los 18 años. Los niños están en crecimiento y estos tienen sustancias que afectan este proceso. “Una bebida energizante contiene cafeína, que aumenta la energía en un momento dado, pero no la mantiene, por tanto, cuando pasa el efecto de esta puede causar problemas en los menores”, explica.

El nutricionista Javier Solís indica que el efecto principal de la cafeína en el cuerpo es que se liberan algunas sustancias de la corteza central del cerebro que hacen que la persona esté alterada e incluso dependa de esta para sentirse activo, lo que puede desembocar en una adicción, afirma.

La revista estadounidense Pediatrics publicó un estudio que asegura que el consumo excesivo de estas bebidas podría ocasionar en niños y adolescentes problemas respiratorios y cardiovasculares, como agitación, aumento de presión arterial y hasta muerte súbita. Al respecto, el médico nutriólogo José Vergara señala que otros de los síntomas son dolores de cabeza, palpitaciones, dilatación de pupilas, nerviosismo e hiperactividad.

El internista Roberto Mena explica que las bebidas energizantes también tienen sustancias como sodio y potasio, que son eliminadas con el sudor, y a una persona que no hace ejercicio le causan complicaciones de presión arterial y cardiacas.

Este especialista no está en contra de este tipo de bebidas, pero considera que lo recomendable es que la tomen los deportistas que tienen una constante actividad física. Explica que los niveles de potasio y sodio por el consumo elevado de estas pueden ocasionar alteraciones del ritmo cardiaco.

La aparición de cansancio injustificado y prolongado debe ser consultado con el médico, ya que puede ser una manifestación de algo. El experto en medicina natural Leonardo López Guzmán explica que la debilidad corporal no es una enfermedad, sino más bien el síntoma de otra enfermedad, como la diabetes, la carencia de insulina, entre otras.

La médico nutricionista Silvia Rodríguez Pacheco menciona que un especialista deberá realizar los exámenes clínicos para asegurarse de que no sea un problema orgánico o de índole psicológico, como la depresión o el trastorno bipolar. Posteriormente, este evaluará su dieta y su condición física.

Vergara indica que lo recomendable para recargar energías es descansar. Eso y una buena alimentación, basada en una dieta balanceada que esté constituida el 50% por carbohidratos, del 20 al 30% proteínas y del 20 al 30% grasas.

La doctora Mariana Ríos indica que el peligro radica en el consumo excesivo de energizantes. “Si fueran tan malos como se dice, simplemente ya los habrían sacado del mercado”, explica, y agrega que, en efecto, el consumo controlado de esta bebida puede proporcionar efectos revitalizantes para quienes tienen largas jornadas de trabajo.

Aconseja no consumirlas más de 20 días seguidos y no abusar de su uso para evitar que se vuelvan adictivas. “Debe descansar un cierto tiempo para que el cuerpo se desintoxique”, afirma.

Antecedentes

n En el 2006, la Subsecretaría de Salud realizó una campaña sobre los energizantes en colegios de la urbe. Estaba orientada a informar sobre los efectos y consecuencias del consumo habitual de estas bebidas que se venden en el mercado. Se colocaron carteleras o periódicos murales en varios planteles con información que advertía sobre el alto contenido de cafeína.

“Una bebida energizante contiene cafeína, que aumenta la energía en un momento dado, pero no la mantiene”.
Óscar Cascante
cardiólogo.

Fuente: Diario El Universo