Carmen Villalobos es exigente en su trabajo

EFE | NUEVA YORK, EE.UU.

La colombiana Carmen Villalobos, que protagoniza la telenovela Ojo por ojo, asegura ser ‘muy persistente y exigente’, elementos claves en su carrera que le han llevado a exitosos papeles como el de Sin senos no hay paraíso.

“Soy muy exigente, muy perfeccionista en mi trabajo. Tengo un dicho: si vas a hacer algo, hazlo bien. Creo que eso es importante”, manifestó Villalobos, quien da vida a Nadia Monsalve en Ojo por ojo, basada en el libro Leopardo al sol, de la colombiana Laura Restrepo, y que comenzó a emitirse en mayo pasado.

“Me molesta mucho cuando (los actores) llegan al set de grabación y no se saben el guion. Me digo, ¡qué tristeza! Porque realmente es una profesión muy bonita, aunque exigente”, agregó la actriz, que protagoniza la telenovela junto a Gaby Espino, Miguel Varoni y Gregorio Pernia.

Ojo por ojo, producida por Telemundo Studio y que la actriz promociona en Nueva York, cuenta la historia de dos familias rivales, los Barragán y los Monsalve, que se condenan una a la otra a un incontrolable ciclo de muerte.

La venganza de las familias, antes muy unidas, comienza cuando dos primos hacen una apuesta sobre quién ganará el amor de una mujer, y uno de ellos muere, suceso que desata la guerra entre ambos clanes.

“Es una historia linda de amor, tipo Romeo y Julieta, en medio de una guerra de familias, que se quieren exterminar”, señaló la colombiana, quien considera que su personaje se parece a ella en la perseverancia de conseguir lo que quiere.

Se manifestó feliz de que su actual trabajo le haya dado la oportunidad de actuar por primera vez junto al también colombiano Miguel Varoni, quien la dirigió en Sin senos no hay paraíso, una novela que, asegura, cambió su vida.

“Es un excelente director, pero no había tenido la oportunidad de trabajar con él como actor, aunque no compartimos escenas, sino hasta el final. Es un gran profesional”, afirmó.

La Catalina Santana de Sin senos no hay paraíso aseguró además que luego de hacer ese culebrón, ‘hay un antes y un después’ en su carrera.

“Lo considero un parte aguas. Me abrió las puertas a nivel internacional y un contrato exclusivo con la cadena Telemundo. Recuerdo lo que nos decía Varoni, de que disfrutáramos el grabar la novela porque de 20 proyectos, uno es bueno”, argumentó.