Caso Assange pone al Ecuador en aprietos en Londres

Hasta el cierre de esta edición la Presidencia de la República ni la Cancillería ecuatoriana respondieron a la publicación del periódico británico The Guardian, que revela un supuesto ‘gasto reservado’ de más de cinco millones de dólares en una operación de protección, inteligencia y espionaje al australiano, naturalizado ecuatoriano, Julian Assange.

Assange permanece en la embajada de Ecuador en Londres desde el 2012, luego de que el gobierno de Rafael Correa, con Ricardo Patiño como ministro de Relaciones Exteriores, le otorgó el asilo.

Según The Guardian, que habría accedido a documentos clasificados, después de la llegada de Assange a la embajada se dispuso una operación denominada Invitado, que luego cambió a Hotel.

Para ello, el Gobierno ecuatoriano habría contratado a una compañía de seguridad internacional y a agentes encubiertos para monitorear a sus visitantes, personal de la embajada e incluso a la policía británica.

Según los documentos mostrados por el diario británico, el objetivo inicial habría sido proteger al fundador de WikiLeaks, que después cambió a la de vigilar al propio Assange.

Para Jorge Alvear, especialista en sistemas jurídicos de protección de derechos humanos, lo más delicado de la información publicada por The Gardian es que se haya dispuesto a espiar “a funcionarios del Gobierno británico, que es el caso de la Policía…”.

Según Alvear, la operación que habría ordenado Ecuador en suelo británico podría constituirse una injerencia de Estado y una violación al derecho internacional. Y cita la resolución 2625 de la Organización de las Naciones Unidas del 24 de octubre del 1970, “en la cual se establece claramente que ningún Estado, o grupos de Estado, tiene derecho a intervenir directa ni indirectamente, y sea cual fuere el motivo, en los asuntos internos y externos de cualquier otro…”.

Sostiene que el presidente Lenín Moreno debe solicitar un informe a las instancias correspondientes para confirmar la información, y de ser el caso ofrecer disculpas al Reino Unido. “La Contraloría tiene que emitir un informe para confirmar si en efecto se han invertido esos recursos públicos en objetivos extraños al quehacer de una embajada…”.

Ecuador habría alquilado un inmueble cerca de la embajada en Londres para montar un centro de vigilancia. (I)

Autorización

Según la publicación de The Guardian, la operación de protección y espionaje a Julian Assange habría tenido el apoyo del expresidente Rafael Correa y su entonces canciller, Ricardo Patiño.

FUENTE: EL UNIVERSO

https://www.eluniverso.com/noticias/2018/05/16/nota/6761871/caso-assange-pone-pais-aprietos-londres