Cifras del secuestro express no bajan en Guayaquil

Es el segundo mayor delito que se comete contra las personas

Hay un promedio de 11 secuestros de este tipo por semana en Guayaquil. Los sitios en los que actúa esta banda en complicidad con choferes son recurrentes: afuera de centros comerciales, de las universidades…

Lo que empezó como una amena reunión de amigos con cena en la Parrillada de El Ñato, que está ubicada en la ciudadela Urdesa (norte de Guayaquil), terminó como una noche de terror.

A las 21:50, abordó un taxi, y no mucho más allá ese vehículo fue interceptado por otro, del que se bajaron dos hombres armados. “Estuve secuestrada tres horas”, relató la víctima en su denuncia presentada en la Policía Judicial. En ese tiempo le robaron todo el dinero que dieron las tarjetas de sus cuentas bancarias.

Y, aún así, se puede decir que tuvo suerte. La semana pasada, una joven apareció llorando y evidentemente alterada en la madrugada en las calles O”Connors y José de Antepara (sur del Puerto Principal), en donde fue abandonada tras haber sufrido un secuestro express. Ella no llevaba dinero, pero dos delincuentes la violaron durante varias horas. Ella había salido a una fiesta la noche del sábado.

Estas son solo dos de las 342 denuncias de secuestro express que se han presentado en Guayaquil en lo que va del año. Este acto es el segundo en número dentro de los delitos cometidos contra las personas. El que da las cifras es el Observatorio de la Seguridad Ciudadana, oficina administrada por el Gobierno. El total de este tipo de secuestros en 2011 fue de 428.

La forma de organización entre las bandas es parecida. Los delincuentes prefieren dividirse en grupos de cuatro a ocho integrantes: un chofer y otros tres integrantes que interceptan el carro después de que el chofer retiene a la víctima, en casos de taxis piratas.

Hay otras bandas que prefieren retener a sus víctimas dentro de una casa mientras los otros integrantes se disponen a vaciar las cuentas bancarias del rehén. Las personas retenidas pueden llegar a estar de una hora a 24 horas secuestradas. Esto depende del número de tarjetas de crédito y el dinero que tengan, ya que las bandas esperan a que venza el plazo que dan los cajeros para hacer avances.

Este diario buscó una versión de la Policía, sin haber obtenido respuesta.

Evitar el exceso de confianza

“El exceso de confianza hace que las personas no se den cuenta del delincuente que tienen al lado”, comentó la dueña de una compañía de seguridad privada, Cecilia Gómez. Según Gómez, una de las formas para evitar ser víctimas de este delito es manejar por calles transitadas, nunca por las alternas, fijarse en los retrovisores y laterales, guardar distancias de los carros el momento de manejar y, en caso de ser peatón, pedir ayuda a una autoridad para tomar un taxi, ya que ellos pueden identificar los vehículos que están registrados con el sello de la Comisión de Tránsito del Ecuador. De acuerdo a las últimas denuncias presentadas en la Policía Judicial del Guayas, desde el 1.° hasta el 29 de agosto, los lugares más concurridos por los asaltantes son Tarqui Sur, con nueve denuncias; Tarqui Norte, con ocho; Pascuales, con tres, y Ximena, con dos. “Los lugares en los que hay más taxis piratas son afuera del centro comercial San Marino, afuera de la Universidad Estatal y de la Laica, según Daniel Larrea, de la compañía Ocean Security.

Fuente: Diario Hoy