Con alcohol o porno, curas abusaron a niños en Estados Unidos

Por 1979, Jim VanSickle cursaba en una secundaria cristiana en el estado de Pensilvania. Con 16 años, el adolescente atravesaba un mal momento, su abuela murió y su padre estaba enfermo y no podía trabajar. El joven sacerdote David Poulson se mostró como su líder espiritual, como su amigo.

Pero ese vínculo fue el medio del cura para “ganar confianza”. Comenzó con unas cosquillas que VanSickle lo evitaba, salidas al cine, la mano del cura en la pierna… Luego el sacerdote introdujo alcohol a la relación que continuó con largas caminatas y sesiones de lucha libre frente al altar, por ejemplo. “Siempre buscaba el contacto físico”. Veía al sacerdote, confiaba en él, dice el joven en una entrevista al diario estadounidense The Washington Post y recogida por el portal Infobae.

Antes de la graduación, el sacerdote fue con el adolescente al santuario de Nuestra Señora de Fátima en Ohio. En el hotel, el estudiante cuenta que el religioso saltó sobre él y lo apartó. Poulson se fue al baño y cuando salió tenía “su pene erecto fuera de su ropa”, entonces el cura lo atacó. “Por primera vez sentí terror y miedo por el hecho de que parecía que él tuviera ocho o nueve brazos contra los dos que yo tenía para sacarlo de encima”, relata.

El joven dice que pudo luchar contra él; recuerda que salieron del lugar y su memoria quedó en blanco. “Él nunca se disculpó y nunca discutimos”. Guardó silencio, al año tuvo valor para contar a su padre y diez años después a su madre, dice VanSickle, ahora con 55 años, quien documentó su caso en Facebook.

El caso del joven es uno de los más de mil menores, algunos de 7 años, que fueron víctimas de abuso sexual por más de 300 llamados “curas depredadores” en 54 de los 67 condados en Pensilvania, según una investigación que destapó otro escándalo, como el registrado en 2002, en Boston.

Podrían ser miles las víctimas, según el informe.

En la diócesis de Erie un sacerdote confesó haber cometido en los años ochenta violaciones anales y orales a al menos 15 chicos, uno de ellos de solo 7 años. Cuando se reunió con el depredador sexual, el obispo de la diócesis lo elogió por ser una “persona cándida y sincera” y por los “avances” logrados en controlar su ‘adicción’, publicó elpais.com.

Entre otros crudos ejemplos, el informe refiere el caso de otro sacerdote que supuestamente abusó de cinco hermanas de una sola familia; otra víctima fue atada y azotada con correas de cuero; otra murió por tomar una sobredosis de analgésicos para curar una lesión que tuvo tras sufrir un ataque particularmente violento; un religioso que masturbó a un joven para enseñar a la víctima cómo detectar posible signos del cáncer, caso que era parte de una lista de 41 posible víctimas de “la revisión de cáncer”.

La mayoría de los casos no podrán continuar en la justicia porque ya han prescritos o sus autores han fallecido.

Poulson el agresor de VanSickle es uno de los dos que enfrentan juicio, está acusado de abuso a dos niños entre 2002 y 2010.

“El patrón fue abuso, negación y encubrimiento”, dijo el fiscal general de Pensilvania, Josh Shapiro, y agregó que funcionarios de la Iglesia intentaron mantener las acusaciones en silencio el tiempo suficiente para que ya no pudieran ser procesadas bajo el estatuto de prescripciones. (I)

La investigación

En 1.356 páginas un informe revela el abuso sexual a más de 1.000 niños en condados de Pensilvania, EE.UU., perpetrados por más de 300 curas y que durante 7 décadas fueron encubiertos por la cúpula de la Iglesia católica del estado. La cifra supera con creces la de 150 a 250 sacerdotes abusadores identificados desde 2002 en Boston, Massachusetts. Entre 5.700 y 10.000 sacerdotes han sido denunciados por acoso sexual en EE.UU., pero solo un par de cientos han sido juzgados, condenados y sentenciados, según Bishop Accountability.

3 mil millones
de dólares ha gastado la Iglesia católica de EE.UU. para llegar a acuerdos con víctimas.

FUENTE: EL UNIVERSO

https://www.eluniverso.com/noticias/2018/08/16/nota/6907511/alcohol-o-porno-curas-abusaron-ninos-eeuu