“Corazones azules” sentó bases para la prevención

La campaña “No más corazones perdidos en las vías”, que fue promovida por la Dirección Nacional de Tránsito de la Policía, fue suspendida en el país para darle paso a “Párale el carro”, pese a que obtuvo satisfactorios resultados durante los 8 años que estuvo en vigencia.

Esta buscó concienciar a las personas para que conduzcan con precaución y eviten los accidentes de tránsito, que en Ecuador son la cuarta causa de muerte, indica Juan Zapata, mentalizador del plan.

La concienciación comenzó en mayo de 2004 y se la fortaleció con spots publicitarios a través de la radio y televisión, además de folletos, carteles y el denominado “tour por la vida”, que consistía en informar a la gente  a través de la música.

El lema de la campaña fue “No más corazones azules en las vías”, lo que significaba que donde había un corazón azul pintado en la calle alguien perdió la vida por una imprudencia de conductor o del peatón, causas que aún figuran entre las cuatro principales desde el 2010 hasta la presente fecha, según los registros de la Agencia Nacional de Tránsito (ANT).

La impericia o imprudecia del conductor llega a 36.978 casos, mientras que la atribuida a los peatones es de 5.349.

Era un proyecto bastante grande, recuerda Zapata, que contenía campañas como la del cinturón de seguridad, el uso del casco de motos o el denominado “Maneje con la cabeza”, por cuanto los accidentes ocurren por no actuar con los cinco sentidos, y “No más peatones imprudentes en las vías”.

El “Conductor elegido” era otra modalidad que se realizaba en bares y discotecas; consistía en seleccionar una persona de entre un grupo de amigos que iban a estos lugares, se le colocaba un brazalete en la muñeca, lo que le permitía tomar “todo lo que esté disponible en el lugar donde se encuentre, menos bebidas alcohólicas, porque él era el responsable de conducir el auto en el momento de retornar a su casa”, relata Zapata.

El tránsito es un tema recurrente, se ha vuelto peligroso  y hasta trágico, por el saldo de accidentes…Jorge Pavón, exdirector de Tránsito, señaló en mayo de 2008 que la campaña resultaba exitosa e inclusive se proyectaba a nivel internacional, puesto que países como Panamá, Chile y Costa Rica solicitaron el respectivo asesoramiento para replicar ese programa  de educación vial. De ahí que sus creadores piden no olvidar la campaña, sino, más bien,  se articule a los planes actuales.

Juan Ruales, actual titular de esa dirección policial, señala que el tránsito es un tema recurrente en el país, se ha vuelto peligroso y hasta trágico, por el saldo de accidentes. “La razón es una sola, la inobservancia de la ley, impericia e imprudencia, porque un gran porcentaje de infractores conduce en estado etílico y esa es una de las principales causas de siniestros”, manifiesta el oficial en su mensaje en dnctsv.policiaecuador.gob.ec

El área de Educación Vial  trabaja con estudiantes de los quintos cursos de colegios, cuyo campo de acción apuesta por un enfoque preventivo y transformador que no esté solo centrado en el aprendizaje de conceptos o procedimientos. “Planteamos impulsar un cambio de determinadas actitudes por parte del alumnado y que ellos sean portavoces de ese gran trabajo por salvar vidas. Lo que se anhela  es construir una sociedad más segura en tránsito, la cual demanda del compromiso de peatones y de las instituciones responsables”, finaliza.

Fuente: aldia.com.ec