Cordonazo de San Francisco, una creencia sobre llegada de lluvias

AMBATO-CUENCA.-

La época de verano termina y llega la temporada lluviosa, especialmente, en la Sierra ecuatoriana. Este cambio está marcado, según la creencia popular, por influencia del denominado Cordonazo de San Francisco, lluvias que caen el 4 de octubre, día en que el calendario marca la fiesta de ese santo.

Según Juan José Maliza, comunero de Chibuleo de la parroquia Juan Benigno Vela, al suroccidente de Ambato, antes de la llegada de los españoles a América, los incas ya hacían rituales que anunciaban la terminación de la época de verano y hacían el llamado a las lluvias.

Carlos Naranjo, director ejecutivo del Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inamhi), explicó que en este mes se inicia el invierno en la Sierra. “Llegan las primeras lluvias a la región Interandina, lo que aún no pasa en el Litoral, (donde) las precipitaciones estarían empezando a fines de diciembre o en enero”, indicó.

No obstante, recalcó Naranjo, en la Costa no se descartan lluvias, pero aseguró que, en caso de que estas se presenten, serán “ligeras, débiles” y puntuales.

En Cuenca, Lenin Álvarez, director de la Red Hidrometeorológica de la empresa municipal Etapa, contó que entre mediados y fines de octubre habrá precipitaciones y que por ahora ahí solo se prevén lloviznas.

Por su parte, Maliza manifestó que en la Sierra la época lluviosa comienza entre fines de septiembre e inicios de octubre, y se extiende hasta fines de año, tiempo propicio para que se haga la siembra y buena cosecha. “En estos días, como ayer (miércoles), las lluvias son más frecuentes y copiosas”, dijo.

Mientras, en la comunidad Angahuano Bajo (parroquia Santa Rosa), entre mañana y el domingo se realizarán las fiestas en honor a san Francisco, en las que –según Maliza– se agradecerá por las cosechas y alimentos para los animales con una representación de danza.

La llegada de las lluvias a la región Interandina ha servido además para extinguir en gran parte los incendios forestales que desde junio pasado han acabado con unas 16.000 ha.

Fuente: Diario El Universo