Corinthians ganó y sigue soñando (3-0)

Corinthians superó por 3-0 a Emelec y, con su paso a cuartos de final de la Libertadores, volvió a alimentar el sueño del título.

Los tantos fueron convertidos por el lateral izquierdo Fabio Santos y por los centrocampistas Paulinho y Alex.

Con la victoria, Corinthians se encontrará en la siguiente ronda con Vasco da Gama, actual subcampeón de la liga brasileña y que superó en definición por penales a Lanús.

Corinthians, en silencio, avanza en la Copa

Un tempranero gol a los siete minutos de Fabio Santos, que presagiaba una goleada a favor del campeón brasileño, sentenció el resultado del partido de vuelta por los octavos de final del torneo.

El gol llegó en una jugada iniciada por el creativo Alex, que habilitó al atacante Émerson Sheik y este último tocó para Fabio Santos, quien después de una proyección por el costado izquierdo definió ante la salida del portero visitante Esteban Dreer.

A cinco minutos del final del primer tiempo, Émerson Sheik se juntó con Willian por la franja izquierda, el balón quedó con Danilo y en la jugada final el remate de cabeza de Paulinho se estrelló en el palo.

En el segundo tiempo, los dueños de casa ampliaron el marcador con Paulinho, quien al minuto 64 de juego en un tiro libre cobrado por Chicao cabeceó y puso el 2-0 parcial.

Con el resultado adverso, el técnico visitante, el uruguayo Marcelo Fleitas, relevó al lateral Carlos Quiñónez y mandó al terreno de juego al atacante Marlon de Jesús, quien no pudo juntarse con los argentinos Luciano Figueroa y Marcos Mondaini, los referentes del ataque del equipo ‘eléctrico’.

La respuesta de Adenor Bacchi Tite, el entrenador local, llegó con el cambio del artillero Liedson en el lugar de Willian y el delantero de la selección portuguesa le impregnó más fuerza al ataque de Corinthians en los minutos finales del partido.

En el minuto 85, de nuevo Émerson Sheik se juntó con Danilo y el balón terminó en la zurda de Alex, quien superó la marca y decretó así el 3-0 contundente que rubricó la clasificación del equipo paulista, que sueña con la Copa.
EFE