Crecen denuncias de abuso contra padres

En Ecuador, el número de denuncias de hombres maltratados aumentó en los últimos cuatro años. En 2008 se registraron 7.840 denuncias en las comisarías a nivel nacional. En 2009 fueron 9.100. Y en 2010, 10.399. Las provincias con mayor prevalencia de agresión por parte de mujeres a hombres son Guayas y Pichincha.

Sin embargo, el Ministerio del Interior asegura que no aumentó la violencia intrafamiliar sino que más hombres se han atrevido a denunciar. A pesar de ello, Mónica Escobar, psicóloga y terapista familiar, asegura que sí. “La sociedad cada vez está más violenta, y el maltrato en el seno familiar ha crecido de hombres hacia mujeres y visceversa. Las cifras lo demuestran. Nos alarmamos con la última encuesta que reveló el INEC (Instituto Nacional de Estadísticas y Censos) que determinó que en Ecuador 6 de cada 10 mujeres han recibido algún tipo de violencia de género, pero ¿qué pasa con los hombres?, quizá las cifras no se asemejen pero sí se podría notar un aumento”, expresó.

Escobar indicó que el número de denuncias podría ser incluso mayor, pero debido a la vergüenza o al machismo, los agredidos no se atreven a denunciar. “Los hombres no denuncian porque podrían sentirse ridiculizados en su círculo social, todavía tienen en su mente la figura de hombre invencible”, indicó.

Maltrato psicológico

Juan Guaña es pintor. Trabaja en su casa entregando obras bajo pedido. Su esposa labora en una institución bancaria de lunes a sábado. El hombre de 48 años cuida de su hijo de 4. Por eso debió cerrar su taller.

“Mi hijo estaba en una guardería pero como se enfermaba seguido, mi esposa y yo decidimos sacarlo, la idea era que en las mañanas yo me quedara a su cuidado y que ella se haría cargo del pequeño en las tardes, pero el pacto no se cumplió”, comentó Guaña, según dijo, su esposa llega pasada las 18:00 y él es quien se encarga de las tareas del hogar.

“Muchas veces no tengo tiempo para culminar mis obras, debo estar pendiente de la comida de mi hijo, de lo que necesite, de arreglar la casa y hacer otras labores, pero mi esposa nunca está conforme con lo que hago y empiezan los conflictos, nunca me ha llegado agredir físicamente pero el maltrato psicológico es más grave”, señaló.

Para la especialista, la causa fundamental es la fuerza de poder que se da entre la pareja. Otra es el factor económico. “Se cree que quien más dinero tiene es el que manda”. También se dan agresiones por celos, según Escobar.

Fuente: Diario La Hora