Cuatro ajusticiamientos estremecen a Quito

En lo que va del 2012, seis personas han sido asesinadas en Quito por un ajuste de cuentas. Cuatro lo fueron entre el viernes y el sábado pasados.

“Sus homicidas no intentaron esconderlos, solo deshacerse de los cadáveres”, presume un agente que investiga el caso de la muerte de dos hombres que fueron abandonados en una cuneta de la avenida Simón Bolívar.

En las primeras horas de la mañana del viernes pasado, los habitantes del sector de San Miguel de Coyacoto, al occidente de Quito, alertaron a la Policía de la presencia de dos bultos envueltos en sábanas.

Con la llegada de los agentes de Criminalística se comprobó que se trataban de dos hombres afrodescendientes, de entre 30 y 35 años.

Los cuerpos presentaban signos de haber sufrido una muerte violenta: las manos atadas con una cuerda hacia atrás y marcas en el cuello. Estas fueron las primeras pistas con las que contó la Brigada de Homicidios de la PJ.

Tras el examen forense se determinó que la causa de la muerte fue por estrangulamiento.

Los cuerpos presentan signos de tortura fruto de golpes y laceraciones. También, se determinó que permanecieron a la intemperie unas cinco horas antes de su hallazgo.

Alrededor de los cadáveres se evidenciaban manchas de sangre, pero se presume que la avenida no fue el escenario del asesinato, sino que los ajusticiaron en otro lugar y luego los arrojaron allí desde algún vehículo.

Hasta ayer, ningún allegado había identificado los restos.

Según datos de la Dirección Nacional de la Policía Judicial, en 2010 hubo 2 638 homicidios y asesinatos y en 2011 se registraron 2 345.

Por la motivación, el ajuste de cuentas se lleva un importante porcentaje del total de crímenes.

El 46,7% de las muertes violentas en 2010 fueron por ajuste de cuentas, es decir 1 233 casos. En 2011, el 40% se dieron por ajusticiamientos lo que significa un total de 939 víctimas.

En la noche del sábado pasado, otras dos muertes violentas, en la modalidad de sicariato se produjeron en Quito.

Louse Javi, ciudadano nigeriano y Yajaira Arboleda, ecuatoriana, fueron asesinados supuestamente por dos extranjeros en el sector de La Mariscal, zona rosa de la urbe. Javi, Arboleda y otra mujer, quien salió con heridas menores, se movilizaban en auto por la calle Calama y Av. Amazonas. Cerca de las 23:30, Javi, de unos 35 años detuvo el vehículo. En ese momento aprovecharon los sicarios para acribillarlos.

Javi falleció en segundos, tras recibir una bala cerca del corazón y Arboleda con tres balas en las piernas murió un hospital.

Un policía del Circuito La Mariscal que patrullaba el lugar escuchó las detonaciones por lo que se trasladó en su moto hasta el sitio. Allí, encontró con dos individuos, que de forma veloz, se dieron a la fuga.

El policía inició una persecución eludiendo los disparos de uno de los sujetos. Al llegar a la Av. Eloy Alfaro y Seis de Diciembre, la moto de los delincuentes chocó contra una camioneta y con la llegada de refuerzos fueron aprehendidos.

Según la Policía, el año pasado se registraron 114 muertes por sicariato (3,5% del total). En 2010 fueron 93, que representa un 3,5% de crímenes.

Fuente: Diario Hoy