Cuide a su bebé de la tos ferina

Conozca una enfermedad que puede ser muy grave, especialmente para los recién nacidos.

La pertusis, también conocida como tos ferina o tos convulsa, es una infección del sistema respiratorio que se caracteriza por fuertes ataques de tos que a veces terminan con un sonido agudo que se emite al inspirar (ingresar aire a sus pulmones), explica Catalina Garzón, pediatra.

Afecta con mayor frecuencia a lactantes menores de seis meses antes de que hayan podido recibir la protección adecuada a través de la vacuna correspondiente y a niños de 11 a 18 años cuya inmunidad (obtenida a través de la vacuna), ha empezado a disminuir.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, dicha patología, también llamada pertu-sis, es una causa importante de muerte en los lactantes en todo el mundo.

¿Cómo detectarla?

Los primeros síntomas son similares a los de un resfriado común: moqueo nasal, estornudos, tos leve, fiebre moderada.

Tenga en cuenta que si no se atiende esta entidad a tiempo, existe la posibilidad de que la tos seca e irritante se transforme en ataques de tos.  Recuerde que durante un episodio grave de tos, que es posible que dure más de un minuto, el niño puede ponerse rojo o morado. Y al finalizar, probablemente  emitirá un ruido característico al inspirar o vomitará, indica la experta.

A veces los bebés no tosen ni emiten el sonido agudo como hacen los niños mayores. Un lactante afectado puede dar la sensación de que le falta aire para respirar, se le puede enrojecer la cara y hasta puede llegar a dejar de respirar (apnea) durante unos pocos segundos en un ataque de tos particularmente grave.

Por su parte, los adultos y los adolescentes que padecen tos ferina pueden presentar síntomas más leves, semejante a una tos.

Su desarrollo en el organismo

Esta grave enfermedad, en su fase inicial es altamente transmisible y aquellos que no reciban tratamiento podrán contagiar la enfermedad durante tres semanas o más.

Si no se trata la pertusis a tiempo, puede dar paso a la tos convulsiva, la cual se manifiesta en especial durante las noches y viene acompañada con un silbido característico que se produce al respirar, así como también pueden producirse vómitos, menciona Garzón.

“Estas molestias pueden durar varias semanas o, en ocasiones, pueden prolongarse por varios meses”.

Prevención

La tos ferina se puede evitar, siempre y cuando usted  administre a su hijo la vacuna DTP (difteria, tétanos y tos ferina), la cual se aplica en cinco dosis antes de que el niño cumpla seis años, asegura Garzón.

No olvide que es sumamente importante acudir a un médico, para que sea él quien recete y aplique la medicación necesaria.

Recuerde, además, que cualquier persona que entre en contacto con alguien que padezca esta patología debería recibir antibióticos para evitar el contagio, teniendo en cuenta que esta complicación tiene altos índices de propagarse.  “Pasa de una persona a otra a través de las bacterias que se encuentran en el aire cuando quien está afectado tose o estornuda”.

Tratamiento

En caso de que su hijo presente alguno de los signos de la tos ferina, recuerde acudir inmediatamente al pediatra.  Él se encargará de hacer una exploración física completa y tomará muestras de sus mucosidades en busca de la bacteria responsable de la pertusis.  También es posible que el médico solicite un análisis de sangre y una radiografía de tórax, si lo considera pertinente, explica la especialista.

La mejor forma de aliviar la enfermedad son los antibióticos.  No olvide que estos tienen mayor efectividad si se suministran cuando las molestias apenas se están manifestando -antes de que aparezca la tos-. Estos medicamentos ayudan, también, a prevenir el contagio de la infección a otras personas.

Tenga en cuenta que “en casos más graves, hay la posibilidad de que los bebés y los niños pequeños deban ser hospitalizados porque corren el peligro de desarrollar pulmonía. En los lactantes de menos de 6 meses la tos ferina puede, incluso, llegar a poner en peligro sus vidas”.

Lo que debe saber
Molestias

°  Dificultades para respirar.
° Tos frecuente.
° Episodios de apnea.
° Necesidad de recibir oxígeno durante los ataques de tos.
° Deshidratación.
° Vómitos.

Entérese
Cuándo llamar al pediatra

° Si sospecha que su hijo puede haber contraído la tos ferina o si este ha estado en contacto con alguna persona que la padece, incluso aunque ya haya recibido todas las vacunas contra esta enfermedad.

° En caso de que su niño tenga ataques de tos prolongados, sobre todo si estos hacen que la piel y/o los labios se pongan colorados, morados o azules, así como también si van seguidos de vómitos.

°  Cuando el pequeño presenta dificultades para respirar o parece tener breves episodios donde deja de respirar (apneas) o si está somnoliento.

° Si el pequeño tiene dificultades para respirar o presenta signos de deshidratación.

Cifras
Lo que debe saber

° En 2012, hasta mediados de abril, 9 niños menores de 11 meses habían presentado tos ferina en Ecuador. Esto representa un incremento del 200% con respecto al 2011, cuando se notificaron solo 3 casos. En 2010 no hubo personas contagiadas.

° En Brasil hasta agosto de 2012 se había registrado un total de 1.723 casos de pertussis, de los cuales 33 resultaron mortales. Y en el 2011, se notificaron más de 2.000 casos y murieron 47 personas, 45 de ellas menores de un año. 

° De acuerdo con el Ministerio de Salud de Chile, los casos de coqueluche han aumentado desde fines de 2010, triplicando la tasa de incidencia para el año 2011. Ese año se presentaron 2.581 casos de pertussis en el país, más de la mitad en niños menores de un año. La enfermedad provocó 16 muertes en el 2011 y hasta finales de 2012 habían fallecido 9 personas.

° En el 2011 se presentaron 579 casos de tos ferina en México y hasta agosto de 2012 se habían confirmado 400 personas afectadas en ese país. 

° En Perú, el número de personas afectadas por la tos ferina se ha incrementado en casi 3.000% desde el año anterior: mientras que durante todo el 2011 se presentaron 50 casos de tos ferina, hasta mediados de julio de 2012 se habían notificado 681, 3 de los cuales resultaron mortales.

° Hasta agosto de 2012, en Venezuela se han registrado 804 casos de tos ferina. En el mismo período de 2011 se reportaron 289 personas infectadas. Al final de ese año se notificaron 614 casos.

° En Costa Rica, hasta finales de abril del 2012, se reportaron 18 casos de tos ferina, en contraste con los 14 que se presentaron durante el año anterior. 11 de los afectados (el 61%) fueron niños menores de 2 meses.

° En 2011, se registraron en Argentina 7.967 casos y murieron 70 lactantes. Y hasta finales de julio de 2012 se habían reportado 3.245 casos, de los cuales 621 se encontraban confirmados.

° En Colombia, hasta julio del 2012 se habían confirmado 1.373 casos. La cifra representa un incremento de más del 65% con respecto al año anterior, período en que hubo 830 personas afectadas.

El Dato
El 25 de septiembre (hoy) se celebra el Día Latinoamericano de la Pertusis.

Aproximadamente uno de cada cinco niños menores de un año que contraen tos ferina presentan pulmonía, según Catalina Garzón, pediatra. 

 

Fuente: Fundación Panamericana de la Salud y Educación (Pahef) – Diario La Hora