Desde julio, la bici pública será realidad en Quito

El último estudio de movilidad que se realizó en Quito determinó que se hacen más de 13 206 viajes diarios en bicicleta, lo que representa el 0,25% en relación a los otros sistemas de transporte (bus, taxi, auto).

Por ello, el Municipio busca repotenciar ese medio de transporte a través de la ampliación de las ciclorruta, la colocación de parqueaderos para bicicletas y la puesta en marcha de la bicicleta pública.

De acuerdo con Carlos Páez, de la Secretaría de Movilidad, este será un servicio de préstamo de bicicletas en los núcleos urbanos, pensados para satisfacer necesidades de movilidad cotidianas de viajes cortos.

La fase 1, que se encuentra en ejecución, comprende la instalación de 25 estaciones con 425 bicicletas cerca a las principales avenidas. Los contratos para la instalación de las estaciones y la provisión de las bicicletas y para la operación del sistema por los próximos dos años están en ejecución. El sistema estará operativo a inicios de julio.

La fase 2 está en etapa de diseño y búsqueda de financiamiento y se implementará en el sur de Quito. Las bicicletas son de diseño exclusivo para minimizar el riesgo de robo y vandalismo y para ajustarse a las condiciones topográficas de la ciudad.

Asimismo, se elaboran los diseños definitivos de tres ciclorrutas interparroquiales suburbanas: Luluncoto-Chaquiñán, San Patricio-Lumbisí y Lumbisí-Guangopolo.

También a corto plazo, se construirá la ciclovía urbana mixta en El Ejido de 1,83 km, se instalarán 31 cicloparqueaderos con capacidad para 300 bicicletas y se ejecutará el enlace de la ciclovía urbana entre El Ejido y La Alameda de 0,47 km.

Esta acciones son parte de los siete acuerdos entre la comunidad de ciclistas y el Municipio que fueron alcanzados a raíz de la muerte de la ciclista de élite Salomé Reyes, atropellada por un el conductor de un bus. Según Belén Cuesta, de Ciclopólis, una de las peticiones era que se amplíe la infraestructura para los ciclistas y garantizar su seguridad. (NJ)

Los puntos que se implementan

Las ciclovías urbanas

La red de ciclovías cuenta con 63,84 km, de los cuales 14,33 km son de ciclovías urbanas utilitarias y otros 8,68 km de ciclovías mixtas, que pueden ser utilizadas para el tránsito urbano cotidiano y recreativo. El resto son suburbanas y en parques. La fase 1 de este proyecto, articulado a las estaciones bici-Q, se ejecutará hasta agosto próximo y contempla la habilitación de 13 km de vías segregadas del tráfico vehicular y peatonal, complementado con 4 km en veredas.

Espacio para los ruteros

La señalización comenzará en el circuito La Carolina. El objetivo es proveer a los ciclistas ruteros de un circuito urbano de 4 km para sus entrenamientos. La propuesta es habilitar un carril con prioridad para el ciclista mediante señalización y dispositivos fijos de canalización y demarcación después de cada una de las intersecciones principales que circundan el parque. Los martes y jueves entre las 04:30 y 06:30 el carril será exclusivo para los ciclistas de ruta.

Otros 30 km en tres zonas

Los ciclistas ruteros tendrán la posibilidad de entrenar en cuesta en un recorrido de 11 km en el tramo Nayón-Cumbayá. Ahí se identificarán los puntos críticos. En la ampliación de El Chaquiñán en el tramo Puembo-Checa se analizaron las necesidades de la ruta para su habilitación. Entre las principales se identificaron limpieza de derrumbes, intervenciones en cruces e integración con centros poblados. Esta se integraría con las ciclorrutas interparroquiales.

Una escuela de ciclismo

El Municipio conjuntamente con Biciacción creará la Escuela Permanente de Ciclismo Urbano del Distrito. En ella se capacitará principalmente a estudiantes de establecimientos educativos públicos y privados y de las Escuelas Metropolitanas Deportivas, sobre seguridad vial y conducción en el tráfico de la ciudad. Además se ejecutará un proceso educativo-comunicativo orientado a la concienciación sobre el uso responsable del vehículo particular, a través de talleres.

Fuente: Diario Hoy