Directores técnicos en la Serie A: Se han ido seis en tres meses

El argentino Carlos Ischia se convirtió en el sexto entrenador que dejó su cargo en la Serie A del fútbol ecuatoriano, que inició el pasado 3 de febrero y cuya primera etapa termina en julio próximo.

Ischia se sumó a las salidas de Carlos Calderón, Fabián Bustos, Mario Saralegui, Luis Zubeldía y Juan Amador Sánchez, quienes perdieron su cargo en sus respectivos equipos por malos resultados.

Para Juan Leo Reyes, periodista deportivo de Canal 1 y Sonorama, los entrenadores y los dirigentes tiene parte de culpa. “Los técnicos son hijos de los resultados y cuando estos no son buenos tienen que irse, sin embargo lo técnicos son en parte culpables cuando aceptan dirigir equipos que están bien armados y también los dirigentes cunado no proporcionan estabilidad a sus entrenadores”, señaló.

Calderón fue el que menos duró en su cargo, el exentrenador de Olmedo, estuvo al frente del equipo las dos primeras fechas del torneo y fue cesado por la dirigencia del club, su reemplazo fue el argentino Sánchez, quien tampoco pudo levantar el nivel del equipo, que marcha último en la tabla, y terminó por renunciar a inicios de este mes.

Seis entrenadores de los 12 equipos que juegan en la Serie A fueron separados, es decir que el 50% de ellos dejó su cargo en estos primeros tres meses de competencia lo que según Polo Carrera, extécnico de la Selección y varios equipos del país, pone de manifiesto que varios dirigentes solo quieren ver resultados. “Los dirigentes y los hinchas son resultadistas, como los DT están atados a los resultados cuando no son buenos, lo más fácil es despedir al entrenador sin mirar el proceso que tiene el técnico y que podría formarse en las canteras de los equipos”, sostuvo.

Tanto Reyes como Carrera coincidieron en señalar que el mejor ejemplo de respaldar un “proceso” es el que está realizando la dirigencia de Liga de Quito con su entrenador, Edgardo Bauza.

“El respaldo al trabajo que hace Bauza, con buenos y malos resultados, en Liga de Quito debería ser tomado por otros equipos del país”, señaló Carrera.

Los malos resultados son el detonante para que los entrenadores sean separados de los equipos. Bustos se marchó de Técnico Universitario por esa. Lo mismo ocurrió con Saralegui, quien no tuvo una buena campaña con El Nacional.

Pero no solo los malos resultados son motivo para despedir a un entrenador, las malas relaciones con los dirigentes, como en el caso de Zubeldía, quien tuvo un entre dicho con el presidente de Barcelona tras un partido, provocó la renuncia del DT argentino, su reemplazo fue el argentino Gustavo Costas.

Ischia no estuvo lejos al señalar hace una semana que “la dirigencia de Deportivo Quito no estaba a la altura de lo que está haciendo el equipo”. El DT gaucho fue separado el pasado lunes por decisión unánime del directorio, en su lugar quedó interinamente Juan Carlos Garay, técnico de las formativas del club.

Fuente: Diario Hoy