Distribuidoras de gas proponen vender cocinas

La Federación Nacional de Distribuidores de GLP (Gas Licuado de Petróleo) envió una propuesta al Gobierno para participar en la venta de las cocinas eléctricas a inducción que se prevé entregar desde septiembre próximo, dentro del plan Cocción Eficiente.

El Gobierno plantea reemplazar 3,5 millones de cocinas a gas por las de inducción, con lo que se eliminará gradualmente el subsidio al gas doméstico.

Ricardo Flores, presidente de ese gremio, señaló ayer que se plantea, además de comercializar las cocinas, vender productos complementarios para estos artefactos, como ollas y otros utensilios, y brindar servicio técnico.

“Es un proyecto que nos ampara como distribuidores”, señaló Flores, quien se mostró preocupado por el futuro de los más de 6 mil agremiados que, según él, resultarán afectados una vez que se elimine el subsidio del gas.

Flores aseguró que actualmente el 20% de su gremio ya ha cerrado sus locales, después del anuncio del plan gubernamental de cambio de cocinas.

Según el dirigente, aspiran a tener negocios mixtos, para vender GLP y cocinas.

Flores dijo que ha solicitado reunirse la próxima semana con el presidente de la República, Rafael Correa, para tratar su propuesta.

En tanto, en un recorrido de este Diario, varios distribuidores de gas de Guayaquil señalaron sus proyecciones sobre el futuro del negocio, una vez que se elimine el subsidio a este producto.

Algunos prevén cambiar de negocio. Es el caso de Marlene Guanga, quien administra el local de su suegra, Fidelina Poveda, en la calle 29 entre Cuenca y Febres Cordero, de venta de gas por 20 años.

Aseguró que piensan dedicarse a la venta de sándwiches de chancho. “Ya hemos conversado y decidimos que íbamos a cambiar porque lo del gas ya no será negocio”, señaló Guanga, quien tiene 50 bombonas.

En la ciudadela La Atarazana, Erlinda Guerra ve distante la elevación del precio del gas cuando se elimine el subsidio del Gobierno, aunque no descarta cambiarse a vender botellones de agua.

Mientras, en Sauces 6, Francisco Tabay, quien lleva 6 años con su local de distribución de gas, aseguró que por el momento seguirá con su actividad.

“Si se acaba el subsidio y la gente ya no compra, tendré que cerrar solamente”, expresó Tabay, quien añadió que seis personas que trabajan con él entregando los tanques a domicilio quedarían desempleadas.

1,60
Dólares

es el precio oficial, desde el 2002, de la bombona de gas de uso doméstico, señaló gremio de comercializadoras.

Fuente: Diario El Universo