E.T., 30 años de una film que aún emociona

(EFE/CIGS) LOS ÁNGELES.-

El drama del pequeño extraterrestre E.T., perdido a su suerte en la Tierra y empeñado en telefonear para poder regresar a su casa, conmovió a millones de espectadores hace 30 años, un tiempo en el que el filme se ha consolidado como la mejor película de alienígenas en la historia del cine.

E.T.  debutó en los EEUU el 11 de junio de 1982, pocos días después de presentarse en el Festival de Cannes, entre el aplauso de la crítica y el público.

La producción fue un éxito en taquilla y acaparó 9 nominaciones para los Premios Óscar, entre ellas a mejor película y dirección para Steven Spielberg, así como guión, aunque terminó por imponerse en cuatro categorías técnicas como la de mejor banda sonora por la inolvidable composición de John Williams.

Un final feliz para un tierno largometraje que había sido concebido en inicio como una cinta de terror a medio camino entre “Signs” y “Poltergeist” y que había sido bautizada como “Night Skies”.

En la primera versión, el inocente E.T., lejos de esconderse en armarios y huir de la policía en una cesta de bicicleta, aterrorizaba a una familia junto con un grupo de seres de su misma especie extraviados en la Tierra.

Su luminoso dedo, en vez de tener propiedades curativas, podía acabar con la vida de aquello que tocaba.

Spielberg descartó esa idea mientras rodaba “Raiders of the Lost Arc” (1981) y optó por darle un tono más amistoso al encuentro con seres de otra galaxia, un enfoque que ya había tocado en “Close Encounters of the Third Kind” (1977).

El nuevo guión, que tuvo por nombre “E.T. and Me”, fue rechazado por los estudios Columbia Pictures por considerar que no había un público para ese tipo de filmes, una decisión que luego lamentarían tras ver el partido que le sacó Universal Studios a la película, y que hasta hoy en día es uno de sus títulos más rentables y emblemáticos.

El American Film Institute, en su lista de los 100 mejores largometrajes hechos en Hollywood -que encabeza “Citizen Kane”-, sitúa a “E.T.: The Extra-Terrestrial” en el puesto 24, por detrás de “The Grapes of Warth” y por delante de cualquier película de encuentros con alienígenas.

Algo atípico en el rodaje fue que Spielberg optó por grabar las escenas de forma cronológica para ayudar en el proceso emocional a los niños protagonistas, entre los que estaba Drew Barrymore que apenas tenía 6 años, quienes iban implicándose cada vez más con el extraño visitante.

Una de las curiosidades en torno a este filme fue su relación con la saga “Star Wars” fruto de la amistad entre Spielberg y George Lucas.

Spielberg incluyó al icónico maestro jedi Yoda en la secuencia de Halloween de “E.T.: The Extra-Terrestrial” y Lucas le devolvió el gesto en 1999 en “Star Wars: Episode 1 – The Phantom Menace” cuando se puede ver a un grupo de seres iguales que E.T. asistiendo en representación de su especie a una reunión del senado galáctico.

Para dar vida al muñeco de E.T., cuyo rostro tomó como inspiración las caras de Albert Einstein y los escritores Ernest Hemingway y Carl Sandburg, se empleó un equipo de expertos en el manejo de marionetas, así como varios actores enanos.

A pesar del gran resultado de filme, Spielberg reconoció que terminó por arrepentirse de algunos elementos que aparecen en la cinta original, como el hecho de que los niños fueran perseguidos por policías con escopetas.

En 2002, con motivo del 20 aniversario de la película, el director echó mano de las nuevas tecnologías para alterar los fotogramas y cambiar las armas de fuego por “walkie-talkies”, una decisión muy criticada y que el propio Spielberg admitió el año pasado que fue desmesurada.

“Fui demasiado sensible, estuvo bien por un tiempo, pero me di cuenta de que lo que había hecho era robar a la gente que amaba E.T. sus recuerdos de E.T.” comentó el cineasta.

Con motivo del 30 aniversario del estreno, los estudios Universal lanzarán en octubre la primera edición en blu-ray de la cinta en la que se incluirá el largometraje tal y como se emitió en 1982.