El IESS opera a personas con sudoración excesiva

El área de Cirugía Cardiotorácica interviene a estos usuarios vía laparoscópica. Esto reduce complicaciones y el tiempo de operación

GUAYAQUIL.-

La transpiración excesiva de las manos,  axilas, pies y hasta la cara es ocasionada por un defecto del sistema nervioso simpático. Esto conlleva a que el organismo produzca más sudor del que necesita para regular la temperatura corporal.

Así lo señala Francisco Ochoa Tarira, médico tratante del Servicio de Cirugía Cardiotorácica del hospital Teodoro Maldonado Carbo, quien explica que esta alteración responde a varios componentes: el hereditario, psicológico (estrés) y un sinnúmero de enfermedades.

Pero Ochoa resalta que de acuerdo a los elementos desencadenantes se clasifica el tipo de hiperhidrosis (sudoración excesiva y de manera impredecible) que tiene el paciente, la cual puede ser primaria o secundaria.

“En la primera existe una sobrestimulación de esta glándula, debido al estrés, angustia o tensión; además del factor genético. Mientras que la secundaria es ocasionada por enfermedades como diabetes, menopausia o alteraciones de la glándula pituitaria”, manifiesta Ochoa.

En el caso de la hiperhidrosis secundaria, el médico enfatiza que se corrige con el tratamiento del mal que la ocasiona. Pero en la primaria se trata al afectado con jabones, soluciones, talcos, desodorantes y hasta cirugías cuando el caso es severo.

Es así que desde hace un año este mal se opera en el sanatorio, a través de vía laparoscópica. Esta cirugía, a diferencia de las tradicionales (abiertas), reduce las complicaciones y el tiempo de intervención (antes de 5 a 6 horas, ahora es ambulatoria).

“Introducimos instrumentos especiales en el tórax para cortar una de las conexiones nerviosas. Es un procedimiento que tarda 10 minutos. El 90% de nuestros pacientes resuelven su afección, mientras que el 10% presenta sudoración residual que va desapareciendo o se trata con jabones”, acota.

En el país, del 0.5% al 1.5% de la población sufre de este mal. Mientras que en el resto del mundo afecta al 2% o 3% de las personas.

La psicóloga Patricia Zevallos Triviño indica que “la autoestima de los sujetos con hiperhidrosis se afecta, debido a que se sienten incómodos ante los demás.

De ahí que asegura que luego de la cirugía es necesario el tratamiento psicológico, así el afectado recuperará la confianza.

Fuente: PP El Verdadero