El linfoma, una enfermedad que si se detecta a tiempo es curable o manejable

MADRID, EFE.-

En el Día Mundial del linfoma, los expertos buscan que la sociedad conozca dicha patología, que si se detecta a tiempo, en la mayoría de los casos es curable o, al menos, “manejable”, de tal forma que el paciente puede llevar una vida con normalidad.

Así lo ha asegurado hoy el doctor José Francisco Tomás, jefe del Servicio de Hematología del MD Anderson Cancer Center de Madrid, en declaraciones a Efe.

Se produce por una proliferación maligna de linfocitos, generalmente dentro de los nódulos o ganglios linfáticos. El linfoma fue el primer tumor curable y en la década de los sesenta sirvió de ejemplo, con el empleo de agentes quimioterápicos combinados y radioterapia, para otras neoplasias.

Desde entonces, este tipo de tumores sirven de modelo de cómo afrontar la batalla contra el cáncer, ha asegurado el doctor Tomás. Dos terceras partes de los linfomas se curan totalmente y, en otros casos, se logra cronificar la enfermedad, lo que posibilita que los pacientes convivan con ella haciendo una vida normal.

El linfoma afecta por igual a hombres y mujeres y es más común en personas mayores (por encima de los 50 años), aunque el de Hodgkin afecta también a jóvenes de entre 20 y 30 años. Al contrario que en otros tipos de tumores, los linfomas no están asociados a ningún factor externo, por lo que “no hay capacidad de prevención”.

Algunos tipos están asociadas a infecciones por virus (sida, hepatitis C…) y también se ha observado que en su aparición pueden influir las radiaciones o algunos pesticidas, “pero realmente no hay datos sólidos para que podamos recomendar alguna medida eficaz con la que prevenir su aparición”, ha reconocido el hematólogo.

Por ello, el doctor Tomás ha insistido en la importancia de que se haga un diagnóstico lo más preciso posible y precoz. No es una enfermedad fácil de diagnosticar, ya que aunque la primera señal de alarma puede ser la aparición de un bulto en el cuello, clavícula, axila o ingle, en la mayoría de los casos éste tiene un origen infeccioso. Además, otros síntomas como fiebre persistente, sudoración o pérdida de peso involuntaria pueden obedecer a otras patologías.

El doctor ha incidido en acudir el médico de familia si el bulto persiste más de tres semanas.

Precisamente, en los síntomas incide este año la Asociación Española de Afectados por Linfomas, Mielomas y Leucemias (AEAL), que utiliza el lema “Reconoce los síntomas: anticípate al cáncer” para conmemorar el Día Mundial.

Para ello, AEAL va a llevar a cabo una serie de actividades dirigidas a los ciudadanos, tanto ‘on line’ como presenciales La base del tratamiento del linfoma sigue siendo la quimioterapia, complementada a veces con radioterapia, aunque los avances en biología molecular han hecho que se estén extendiendo tratamientos con anticuerpos moleculares.

Cada año mueren en el mundo aproximadamente 200.000 personas como consecuencia de la enfermedad y son diagnosticados unos 350.000 nuevos casos.