Esposos se ahogaron en una presa de Santa Ana

SANTA ANA (MANABÍ).-

Lo que se había planificado como una reunión familiar para departir y divertirse se convirtió en tragedia cuando los esposos Walberto Marcillo Cevallos, de 52 años; y Paula Plaza Pincay, de 45, murieron ahogados mientras se bañaban cerca de la presa Salazar-Barragán, ubicada en el cantón Santa Ana.

El incidente se registró la tarde del pasado miércoles en la presa ubicada a un kilómetro de la cabecera cantonal hasta donde se había desplazado la pareja junto a otros familiares, pues ayer ya tenían previsto retornar a Venezuela, país al que habían migrado hace doce años.

Según testigos, Plaza quiso nadar en un sector que, de acuerdo con moradores del lugar, es peligroso porque se forman remolinos. A los pocos minutos la mujer pedía auxilio y su esposo intentó rescatarla pero ambos se hundieron en las aguas de la presa.

Peter Baque, bombero del cantón Santa Ana, dijo que ellos fueron avisados de la tragedia y se trasladaron al lugar, pero que poco pudieron hacer ya que cuando llegaron al sitio los esposos ya habían fallecido.

“Cuando llegamos, el cuerpo de la señora había flotado y cinco minutos después apareció el cuerpo del señor. Los revisamos y no tenían signos vitales”, dijo Baque.

Cristian Macías, otro de los rescatistas que llegó al sitio, corroboró la versión de testigos de que Plaza intentó salvar a su esposa que se estaba ahogando y que al parecer fueron atrapados por un remolino.

Moradores de la zona indicaron que no es la primera vez que se produce una desgracia, pese a que a muchas personas se les advierte sobre el peligro de bañarse en este sitio.

Se conoció que la pareja tiene seis hijos, la mayoría de ellos residen en Venezuela y que tenían previsto llegar la madrugada de ayer para asistir al sepelio de sus padres.

Ayer, la mayoría de familiares no quisieron comentar mayores detalles de la tragedia de la pareja, que eran de la congregación Testigos de Jehová.

Los cuerpos de los esposos eran velados desde la mañana de ayer en la avenida Alberto Giler, a pocos pasos del centro de Santa Ana, a pesar de que tenían su residencia en el cantón 24 de Mayo.

Apuntes: Turismo
Peligro
El lugar en donde perecieron los esposos se ha convertido en sitio turístico durante los fines de semana. Moradores de poblados cercanos y de otras zonas de Manabí acuden al lugar en donde no existen señales que adviertan sobre el peligro de bañarse en estas aguas y tampoco hay guardias.

Fuente: Diario El Universo