Frutas, esenciales en loncheras escolares

Tanto niños como jóvenes deben acostumbrarse a un desayuno variado, es decir, con jugo, galletas, yogur, entre otros alimentos

QUITO.-

Una lonchera nutritiva y variada es indispensable para que los estudiantes compensen el desgaste físico y mental ocasionado por las múltiples actividades educativas que realizarán en este nuevo año lectivo, afirma la nutricionista Maritza Regalado Espinoza.

La doctora sostiene que “la función de la comida escolar es proporcionarle al niño energía y nutrientes esenciales para el desarrollo de su organismo”, además que aclara que -pese a los valores alimenticios que tiene una lonchera- esta no debe sustituir a ninguna de las comidas (desayuno, almuerzo y cena).

Regalado indica que es necesario que una lonchera esté conformada por tres grupos de alimentos principales: energéticos (cereales o fibras) para recuperar el desgaste que realizan, reguladores (jugos, agua o fruta) para que promuevan el buen funcionamiento del organismo y formadores (lácteos) que ayudan tanto para el desarrollo del menor como del adolescente.

La pedagoga Isabel Morejón Aguirre recalca que “hay que prestarle mucha atención a los productos que se envían en la lonchera, puesto que en esas etapas se aprenden hábitos alimenticios saludables o no saludables”.

La maestra recalca que mientras estos pequeños o jóvenes pasen la mayoría del tiempo en la escuela, lo mejor es que el adulto lo ayude a crear conciencia de una alimentación correcta. “Escoja productos que a su hijo le gustan, ellos prefieren las comidas sencillas y que sean fáciles de abrir y comer”, señaló la docente.

Por esa razón es que se recomienda a los padres que no envíen demasiada comida, ya que el niño no se la comerá y regresará intacta a la vivienda o -en el peor de los casos- le enseñará a que supere la cantidad de alimentos que debe ingerir.

Esta situación es preocupante, puesto que Morejón indica que el apetito de los niños variará de acuerdo a las actividades físicas que realice o el crecimiento de cada uno, por lo que todos los días no comerá lo mismo.

El nutricionista Marco Larrea Velasteguí enfatiza que es importante que se planee la lonchera semanalmente. De esta manera, tanto el padre como la madre tendrán frutas, lácteos y galletas a su disposición para variar cada día.

Lo que sí especifica Larrea es que es indispensable que todos los días lleven algo de tomar como: agua, jugos sin mucha azúcar, yogur, entre otras bebidas.

El médico aconseja a los padres que mezclen sabores: “un día pueden enviar tan solo agua y fruta  picada en trozos y unas galletas, al siguiente un yogur con sánduche de jamón de pavo y nueces”, aclarando que la variedad ayuda a que los niños no se aburran de la lonchera y tengan gran cantidad de nutrientes todos los días.

Finalmente, el especialista en nutrición advierte a los padres que no es recomendable que las criaturas coman snacks, caramelos, chicles gaseosas, frituras o comida condimentada que favorece al sobrepeso. “Cuando los padres hacen la lonchera de sus hijos tienen el control de lo que comen e inclusive el factor económico se verá beneficiado”, finalizó el especialista.

Fuente: PP El Verdadero