Gabriela Méndez cambió su look para ayudar

Detrás del escultural cuerpo de Gabriela Méndez, virreina de Guayaquil, existe un corazón solidario. Hace dos meses tuvo su primer cambio de look. Fue drástico: una larga cabellera con rizos fue reemplazada por una corta melena lacia.

Ayudar pudo más que la vanidad. “Cuando fui candidata, visitamos varios centros benéficos, entre ellos estuvo Solca. Ahí conocí a una niña de 7 añitos aproximadamente. Me dijo: ‘Qué lindo pelo que tienes, parece el de la Barbie. Tienes pestañas y cejas. Yo no tengo nada. Cuando sea grande, quiero ser como tú para ser reina de Guayaquil”. Tras recordar las palabras de la pequeña, la voz de Gaby -como la llaman-, se entrecortó y continúo: “Justo había ido renegando de mi cabello, porque no sabía cómo peinarme. Desde ese día aprendí a valorar más lo que tengo. Le dije: ‘No tienes que esperar a que seas grande, te voy a dar mi cabello’. Le hice una promesa y la cumplí”, recalca.

En cuanto a su ropa, la joven, de 20 años no colecciona nada, pero que le gusta estar bien combinada. En lugar de carteras usa bolsos para la universidad. Ahí mete todo.

¿Cómo es naturalmente?

Soy samba. Ahora me ven lacia gracias al tratamiento de keratina, nunca antes me lo había hecho. Usaba mis churritos para lo que sea. Mi pelo llegaba hasta la cintura.

¿Volverá a usar el cabello largo?

Estoy feliz con mi nuevo estilo. Tengo facilidad para peinarme. Me gusta mi color natural. Además, dar mi cabello a una nena me motiva.

¿Cómo define su look?

Soy súper sencilla y descomplicada. No me demoro 2 horas en arreglarme o en buscar algo que me combine. Utilizo prendas con las que me sienta y me vea bien. No me gusta mucho usar accesorios, siempre cargo un collar y argollas. Es verdad que los neones están de moda, pero no me gusta llamar la atención con mi atuendo.

¿Qué colores prefiere para vestirse?

Siempre me verán con colores ‘nudes’, blancos o negros. Me gusta muchísimo el estilo conservador y sobrio.

¿Usualmente, cómo se viste en casa?

Siempre estoy con algo mucho más relajado y muy cómodo. Uso shorts y t-shirts o vestidos. Pero nunca ando desarreglada.

¿En qué facha va a un centro comercial?

Súper casual. Con jeans o faldas, blusas de chifón, una cartera y siempre estoy en flats porque son mucho más cómodas o sino con tacos magnolia… Casi sin maquillaje y siempre con el cabello suelto.

¿Cómo son sus pijamas?

(Se ríe) En ese caso soy todo lo contrario, mis pijamas son infantiles. Las tengo cortas y largas; no me gustan las que son de vestido. Todas tienen dibujitos de mariposas, flores o de alguna de mis series favoritas como Angry Birds o Bob Esponja. No creo que usaría pijamas sexis o sobrias como las de las mamás; creo que son hasta incómodas.

¿Con qué frecuencia se cambia de ropa en el día?

Hay ocasiones que debo pasar todo el día fuera de mi casa y no tengo la oportunidad de cambiarme a gusto; pero igual, en esos casos, siempre tengo una remerita (blusa de tiras) en el bolso. Cuando estoy en mi casa, me cambio de ropa las veces que vaya a salir. Si salgo cinco veces al día, esas cinco veces me cambio. No me gusta repetir mi look por lo menos en el día.

Para los compromisos, ¿busca asesoría de alguien?

La verdad que no. De vez en cuando mi mamá me dice qué puedo utilizar. Por lo general uso esa intuición de mujer para arreglarme, pero nunca pierdo la elegancia. Al final hay un buen resultado y me siento bien con lo que luzco.

¿Le molesta que opinen sobre su vestuario?

Si son críticas constructivas, obviamente que no. Es más, me ayudan a mejorar en mi vestuario.

Marcas de su preferencia.

Aldo, MNG, Studio F, Nine West, algo de Forever21, entre otras.

Fuente: Expresiones.ec