¿Hasta cuándo la sudoración es normal?

En la superficie del cuerpo existen alrededor de tres millones de poros sudoríparos. Cada uno de estos excreta un líquido conocido como sudor. Este contiene sales y otros productos residuales y tiene como funciones principales la regulación de la temperatura corporal y la eliminación de sustancias que desecha el organismo.

Olenia Pesant Hernández, especialista en dermatología de La Habana, Cuba, menciona que existe una estructura del sistema nervioso central llamada hipotálamo que desempeña un papel esencial en la regulación de la sudoración o transpiración, la cual contribuye, además, a la formación del pH ácido de la piel que actúa como barrera, protegiendo al cuerpo de la infección por virus, hongos y bacterias.

La experta contesta algunas interrogantes que usted debe saber.

En general, ¿todas las partes del cuerpo transpiran de igual modo?

No, porque las glándulas sudoríparas encargadas de la eliminación del sudor se localizan en áreas preferenciales del organismo como las palmas de las manos, las plantas de los pies, el rostro, el pecho, las axilas y otros.

¿Qué se puede calificar de ‘normal’ y qué de ‘anormal’ en cuanto a la sudoración?

Normal, cuando el organismo responde al estímulo ambiental que hace que se controle la temperatura corporal adecuadamente. Y anormal, si la transpiración es exagerada e interfiere en las actividades sociales y laborales, o cuando la insuficiencia del mecanismo de regulación de la temperatura corporal provoca agotamiento por calor, golpes de calor e hipertermia (aumento del calor corporal) y hasta la muerte.

¿Puede ser controlado con el empleo de algún antitranspirante? ¿Son aconsejables?

Sí, siempre que se trate de áreas localizadas, como axilas, manos y pies, y son recomendables los que tienen en su composición sales de aluminio 2% a 5 %, o cloruro o clorhidrato de aluminio al 25 %.

¿Tanto la excesiva como la poca sudoración puede ser consecuencia de alguna alteración orgánica?

Sí. Por ejemplo, la hiperhidrosis (mucha sudoración) puede manifestarse como consecuencia de tumores, diabetes mellitus, hipoglicemia, insuficiencia cardiaca congestiva, Parkinson, neuropatías y lesiones de la médula espinal. La hipohidrosis (poca sudoración) suele presentarse por oclusión de los poros, por ausencia congénita o adquirida de las glándulas sudoríparas o por neuropatías -enfermedad del sistema nervioso-.

¿La hiperhidrosis es un trastorno usual en el medio?

De los desórdenes de las glándulas sudoríparas, es el más común, pero afortunadamente afecta solamente a un pequeño porcentaje de la población.

¿Aqueja por igual al sexo masculino que al femenino? ¿En qué etapa de la vida aparece?

No hace distinción, se presenta en ambos sexos por igual. Tanto la hiperhidrosis axilar como la palmoplantar se evidencian con más frecuencia en la pubertad, persiste por años y tiene tendencia a desaparecer cerca de los 25 años.

¿La hiperhidrosis tiene tratamiento? ¿En qué consiste? ¿Qué resultados se alcanzan?

Además de los tratamientos locales, puede realizarse un procedimiento quirúrgico denominado simpatectomía torácica endoscópica, cuando se trata de hiperhidrosis axilar, palmar o facial, para controlar la sudoración.

No obstante, se corre el riesgo de que ocurra una hiperhidrosis compensatoria en otro lugar del cuerpo y hasta el fracaso de la operación. Por otra parte, la inyección local de toxina botulínica es una nueva modalidad de tratamiento para la hiperhidrosis palmar y axilar, aunque el efecto dura únicamente seis meses.

Agua, dieta y transpiración

Olenia Pesant Hernández, especialista en dermatología, manifiesta que no existe relación entre la cantidad de agua tomada y el sudor, ya que los mecanismos que desencadenan la sudoración son a nivel de sistema nervioso central. En relación con los alimentos, cuando estos están muy condimentados pueden provocar hiperhidrosis de la frente y la nariz.

Finalmente, la experta recomienda que durante épocas de intenso calor, cuando la temperatura ambiental es bastante elevada, se deben extremar las medidas de higiene, tanto personal como de la ropa que se viste, con preferencia de tejido de algodón y colores claros. Todo con el fin de disminuir la sensación de mantener la piel húmeda por el sudor.

Fuente: Diario La Hora