IESS opera tumores con nueva técnica

A través de las fosas nasales se intervienen abultamientos que crecen en la glándula hipófisis, localizada en en la base del cerebro

GUAYAQUIL.-

El tamaño de su nariz, manos y pies aumentó considerablemente; por lo que en su aspecto físico se notaba una gran desproporción. Se trata de Juan Villalba Sigüenza, de 28 años, quien nunca imaginó que ese cambio era ocasionado por un tumor en la glándula hipófisis (ubicada en la base del cerebro).

Villalba, quien reside en las calles Los Ríos y Huancavilca, sur de Guayaquil, señala que “antes (hace 5 años) iba al gimnasio e ingería productos para aumentar su masa muscular. Pensé que el agrandamiento de mis extremidades era ocasionado por algún efecto secundario”.

Pero no conoció sobre su tumoración hasta que acudió al hospital Teodoro Maldonado Carbo, del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), para operarse de cálculos en la vesícula.

En este centro, el médico le diagnosticó el síndrome de Acromegalia (crecimiento anormal de las extremidades y órganos internos de su cuerpo). Este mal aparece cuando en la glándula hipófisis crece alguna tumoración que secreta hormonas (adenohipófisis).

En este caso, a Villalba le afectó a la hormona del crecimiento. Por eso sus extremidades, nariz y hasta los pómulos le crecieron.

Así lo explica el neurocirujano Henín Mora Benítez, quien indica que esta tumoración tenía que operarse de inmediato porque -de lo contrario- generaría el aumento del tamaño de los órganos y el afectado sufriría de enfermedades cardiovasculares, cerebrovasculares y respiratorias.

Pero Villalba evitó estos males gracias a que el IESS lo intervino quirúrgicamente el 20 de septiembre pasado. “Me siento agradecido. Yo no contaba con recursos económicos suficientes para realizarme esta cirugía.

El neurocirujano señala que estas operaciones, a diferencia de años anteriores, se realizan a través de las fosas nasales (vía transesfenoidal). Esto permite que el tiempo de cirugía y recuperación disminuya, además de que el riesgo de complicaciones también se reduzca.

“Convencionalmente se operaban vía transcraneal (se abre y se levanta una parte del cráneo para abordar el tumor y sacarlo). Sin embargo, desde hace ocho meses atrás se lo hace por la nariz”, acota Mora.

De acuerdo con el galeno, los tumores hipofisiarios ocupan entre el 12% al 15% de las tumoraciones cerebrales en general. Estos no solo producen acromegalia, sino otras enfermedades como el síndrome de Cushing, que es una enfermedad provocada por el aumento de la hormona cortisol, y las personas se pueden convertir en diabéticos o hipertensos.

Fuente: PP El Verdadero