Justicia británica ratifica que Samsung no infringe patentes del iPad

LONDRES, EFE.-

El Tribunal de Apelación británico dictaminó hoy que las tabletas Galaxy Tab de la surcoreana Samsung Electronics no infringen las patentes de diseño de los iPad, como defendía el gigante tecnológico estadounidense Apple.

La corte ha confirmado la decisión que ya tomó el pasado julio el Tribunal Superior del Reino Unido, que consideró que el diseño de las tabletas Samsung no es tan parecido al del iPad como para que el consumidor confunda ambos productos.

Tres magistrados ratificaron la sentencia que había dictado el juez Colin Birss, según la cual los tres modelos de tableta de la surcoreana que Apple había puesto en entredicho no infringen patentes de diseño.

En su sentencia, el magistrado sostuvo que las tabletas de Samsung no cuentan con la misma “sobriedad y simplicidad que las de Apple”.

“La impresión que saca un usuario informado sobre las tabletas Samsung Galaxy es la siguiente: de frente, pertenecen a la misma familia de diseño que las de Apple. Pero las de Samsung son muy finas y tienen algunos detalles inusuales en la parte trasera. La impresión general de ambos productos es distinta”, analizó el juez.

En su veredicto de hoy, el Tribunal de Apelación señaló que “dado que este caso, así como casos similares en otros países, ha generado mucha publicidad”, es necesario “aclarar” que “no se trata de dirimir si Samsung copió el iPad de Apple”.

“Infringir un diseño registrado no involucra en ningún momento la cuestión de si hubo una copia: la cuestión es si el diseño es demasiado similar a otro registrado, de acuerdo con la ley”, aclaró la corte británica, que mantuvo el veredicto del Tribunal Superior.

Apple y Samsung, rivales en diversos nichos del mercado tecnológico, mantienen una guerra de patentes en tribunales de varios países.

El pasado 24 de agosto, un jurado federal estadounidense dio un revés a la firma surcoreana al considerar que copió tecnología de Apple para algunos de sus modelos y la condenó a pagar mil millones de dólares (800 millones de euros) por ello.

El tribunal otorgó la razón a la firma fundada por Steve Jobs, que había denunciado a Samsung al considerar que había copiado deliberadamente el diseño de sus dispositivos móviles para fabricar su siguiente generación de teléfonos y su tableta Galaxy Tab.