La refinería de Esmeraldas en la peor de su crisis en 35 años

Consultores están de acuerdo con que el complejo petroquímico entre en un proceso urgente de operación a cargo de una firma extranjera.

La salida del personal técnico de la refinería de Esmeraldas, durante la administración de la Marina, trae consecuencias y hoy, la empresa pública Petroecuador busca una empresa extranjera para que gerencie y opere la principal planta de procesamiento de crudo, con capacidad para 110 mil barriles diarios.

El exvicepresidente de Petroindustrial Edmundo Brown, afirmó que el personal “experimentado y capacitado fue reemplazado por jóvenes ingenieros profesionales que no han recibido la capacitación necesaria, ni la guía de una empresa especializada.

En su opinión, la rotación de personal en Petroecuador es altísima y perjudica la gestión empresarial. “La rotación por vejez -dijo- es un hecho y otra, por razones políticas”.

La Marina inició la administración de Petroecuador, unos seis meses después de asumir el mando el Presidente Rafael Correa, en enero de 2007. En diciembre de 2009 vino la primera reestructuración y salieron unos 1 000 trabajadores de todo el holding de la estatal. “Fue una cosa abrupta, sin planificación ni reemplazos inmediatos”, dijo una fuente de la empresa, que pidió la reserva.

Luego hubo dos cambios adicionales. El exministro de Energía, René Ortiz, sostiene que Petroecuador ha perdido lo mejor de su capital humano y, en el caso de la Refinería, el nuevo personal no ha sido lo suficientemente adiestrado.

Brown señala que, en la situación actual de la refinería, es “indispensable, oportuno, urgente y necesario” que opere con el asesoramiento de una empresa extranjera.

En su opinión, la planta se encuentra en un estado crítico que requiere la supervisión y guía de una firma especializada. De hecho, las especificaciones de los combustibles son cada vez más exigentes para preservar el medio ambiente y el funcionamiento y vida de los motores en los vehículos.

Para el consultor Luis Aráuz, uno de los motivos del despido del personal, fue la corrupción, pero hasta el momento, no hay un solo juicio instaurado.

En esa misma línea, el analista Luis Calero criticó que la Marina se gastó millones en las consultorías para la reestructuración y se suponía que los problemas quedaron solucionados.

Tres empresas internacionales: Foster Wheeler, KBC Advance Technologiez y Mckinsey están interesadas en gerenciar y operar la refinería, a partir de octubre próximo, durante tres años. No se sabe cuál es la decisión tomada por la gerencia de refinación, que lleva adelante el proceso. (TH)

Quienes son

Foster Wheeler es una una de las primeras compañías mundiales de ingeniería y construcción. Se estableció en Madrid en 1965.

KBC Advance es un grupo líder independiente de consultoría, ingeniería de procesos y software, que brinda un desempeño operativo mejorado a las industrias de refinamiento de petróleo.

Mckinsey es líder en consultoría de gestión a escala mundial, que asesora a empresas e instituciones a lograr mejoras sustanciales en su desempeño técnico y administrativo.

Fuente: Diario Hoy