La rinitis se puede controlar

QUITO.-

Irritación constante de nariz y estornudos fueron los primeros síntomas de Marcelo Toscano Santamaría que los médicos tomaron en cuenta para determinar que padecía rinitis, una inflamación del revestimiento mucoso de la nariz.

“Si tenía que salir al parque o a la montaña, debía tomar pastillas y esperar a que no se presenten  problemas, porque generalmente comenzaba a estornudar”, cuenta su madre.

El otorrinolaringólogo Roberto Sáenz Salazar explica que la rinitis es un trastorno que afecta la mucosa nasal. Sáenz aclara que existen dos tipos de rinitis, la alérgica (producto de un alérgeno) y la estacionaria (que es de menor intensidad o con mínimo impacto en determinadas épocas).

“Elementos alérgenos, como polen o polvo, desencadenan una crisis si una persona los inhala, pues el cuerpo libera químicos que ocasionan los síntomas del trastorno”, explica Sáenz al referirse a la rinitis alérgica.

El especialista afirma que “las alergias son comunes porque están en el medioambiente y en los genes, hasta el punto de que en una casa puede haber más de una persona con estos problemas.

La rinitis puede ir acompañada de rinoconjuntivitis y presentar una variedad de síntomas, entre ellos  estornudos, picazón, obstrucción y secreción nasal y, en ocasiones,  falta de olfato.

“Los malestares se producen una vez que la persona está en contacto con la sustancia que causa la alergia”, señala el especialista.

El alergólogo Fabricio Maldonado Cruz sostiene que para determinar si una persona padece rinitis es necesario que se detalle con precisión los síntomas, para así descubrir el elemento que causa la alergia, inclusive se pueden efectuar pruebas cutáneas.

Existen diversos motivos para que se produzca esta enfermedad. Una de ellas puede ser la desviación del tabique nasal o un traumatismo. También el de tener origen infeccioso o de hipersensibilidad a los agentes alérgenos. Incluso  suelen presentarse por problemas hormonales durante el embarazo o la menopausia.

El mejor tratamiento para la rinitis es evitar a los causantes de  la alergia, pero el tipo de tratamiento dependerá de la gravedad de los síntomas, la edad y si la persona padece otras afecciones.

Sáenz afirma que “para la rinitis alérgica, un lavado nasal puede ayudar a eliminar la irritación de la mucosa”.

También el recurrir a  fármacos, como los antihistamínicos, aunque estos están indicados cuando los síntomas no aparecen tan a menudo.

Otra de las sustancias que se aplican son los corticoesteroides. “Estos medicamentos funcionan muy bien de manera continua”, explica el médico.

También para evitar la alergia está el usar vacunas.

Vale recordar que la mayoría de síntomas son tratables, por ello las personas superan una alergia a medida que su sistema inmunológico va mejorando.

Pero también suele ocurrir que el trastorno siga presente y cada vez los síntomas sean más graves, desencadenando en asma.

En este caso, lo recomedable es que, si tiene los síntomas, acuda al especialista para su tratamiento.

Fuente: PP El Verdadero