Latinos van de fracaso en fracaso

Serán necesarios, al menos, 20 años para que Sudamérica vuelva a tener un campeón del mundo. Eso en el mejor de los casos, si una de las selecciones del sur del continente es capaz de triunfar en Catar 2022, donde se llegará con una sequía de cuatro torneos internacionales y alejados ya de la lucha histórica entre los dos únicos continentes que fueron capaces de triunfar mundialmente.

Las caídas de Brasil y Uruguay ante Bélgica y Francia, respectivamente, confirmaron los peores augurios. Estas siguieron a Colombia, Argentina y Perú, además de las latinas Costa Rica, México y Panamá. Una vez más, Europa no fue buena plaza para nuestros vecinos y, como en el último Mundial en el Viejo Continente (Alemania 2006), las semifinales serán puramente europeas.

“Para nosotros es algo difícil de asimilar, el fútbol sudamericano siempre se caracterizó por llegar a las instancias finales y hemos quedado la mayoría de las selecciones pronto afuera de lo que es este Mundial. Lamentable, pero es así”, reconoció el exjugador de la albiceleste, Javier Saviola, a Diario EXTRA.

Los datos demuestran que no es algo casual, sino la dinámica general desde que la canarinha triunfase en Corea y Japón hace 16 años. De las últimas cuatro finales, teniendo en cuenta la del próximo 15 de julio en el LuzhnikiStadium, tres serán entre europeos y solo una (2014) tuvo representación sudamericana con Argentina. Si se lleva el análisis hasta 1998 mejora levemente, con apenas un campeón y tres finalistas sudamericanos por cinco títulos y hasta nueve finalistas europeos.

Brasil, el pentacampeón y quien alcanzó tres finales consecutivas entre 1994 y 2002, es la representación del declive, ya que acumula decepciones en los últimos tiempos. Tres cuartos de final y apenas una semifinal, la que nunca querrían haber jugado ante Alemania por la goleada de 7-1 recibida, son un bagaje muy pobre para el país que fue referencia mundial. Aquella derrota histórica ante los germanos es lo más cerca que estuvieron del trofeo mundial en los últimos años.

Los brasileños, además, no vencen a un combinado del Viejo Continente desde que Ronaldo se ganara el cariño del mundo con su doblete ante Khan. Cada vez que los enfrentaron en una llave mundialista salieron derrotados. Primero Francia en 2006, después Holanda en Sudáfrica 2010, el mencionado tropiezo ante Alemania y el último frente a Bélgica. Su bajón tiene relación directa con la supremacía europea, que al término de la actual cita mundialista aventajará en tres títulos a nuestro continente.

La importancia de las bases

Más allá de la lógica importancia de la economía y su relación con la formación de los deportistas, el análisis debe ir más allá. Los procesos a largo plazo no abundan en este lado del mundo, cuando los resultados demostraron que son necesarios. Tite llegó al Mundial con solo dos años a cargo de la canarinha y Sampaoli con uno, tras las salidas de Sabella, Tata Martino y Patón Bauza.

En cambio, los que mejores sensaciones dejaron fueron Uruguay y Colombia, quienes sí respetaron el camino deWashington Tabárez y José Néstor Pékerman. De este último se acuerda el Conejo Saviola al ser cuestionado sobre las necesidades de la albiceleste para recuperar el rumbo correcto. “Hay que tratar de hacer una reestructuración de todo y, especialmente, tratar de que las selecciones juveniles sean lo que fueron en la época de Pékerman, ya que de ahí salíamos la mayoría de jugadores preparados para la selección mayor”, considera el exdelantero de River o Barcelona, entre otros.

En ese sentido, el reciente nombramiento de un excompañero suyo, el Payaso Aimar, como seleccionador sub-20 ilusiona en la AFA. Mientras, Saviola se conforma con sacar conclusiones que sirvan para no volver a tropezar con la misma piedra y entender de una vez que “difícilmente se gane un partido y menos un torneo con uno o dos jugadores solos”.

Catar, en el horizonte y ya anunciado por las calles de Moscú, asoma como la revancha del fútbol sudamericano.

Brasil desata la furia, Uruguay su gratitud

Brasil lloró la derrota frente a Bélgica en cuartos de final del Mundial de Rusia 2018 y, como destacó la prensa de ese país, puso “fin al sueño” de alcanzar este año su sexto título de la historia.

Lance, uno de los principales diarios deportivos de Brasil, titula en internet: “Fin del sueño”. El diario digitalGlobospoerte habla de la “vuelta a casa” de la canarinha, mientras que el generalista O Estado de Sao Paulo apunta el dedo hacia Fernandinho.

“Uno de los villanos del 7-1, Fernandinho marca gol contra y decepciona una vez más”, resalta.

La prensa uruguaya, por su parte, remarcó el “mazazo” que supuso la eliminación de su selección, “superada de punta a punta” por Francia, y añadió que “el sueño se terminó en cuartos”, sin dejar de agradecer al entrenador y a los jugadores por “la ilusión”.

“A levantar la cabeza”, fue el titular del diario deportivo local Ovación que entre sus diversos artículos dedicados a la selección uruguaya señala que, a pesar de que esta eliminación representa “el fin de un sueño”, apunta al“comienzo de una ilusión” para un equipo que se merece “aplausos”.

Por su parte el rotativo Referí, a pesar de reconocer el nivel superior de los franceses durante el partido, resaltó que el conjunto charrúa se despidió “de pie” y “con la frente en alto”.