Mantenga el cáncer lejos de su vida

El cáncer suele ser una de las patologías más temidas debido a que se desarrolla en silencio, es decir que no muestra síntomas hasta que ya está en fases avanzadas. Además, suele tener un rápido avance y es muy difícil de combatir.

Se trata de una entidad que se origina en el comportamiento errático de las células, las cuales se vuelven ‘locas’ y empiezan a multiplicarse de forma descontrolada.

El problema es que la anomalía puede iniciar en cualquier punto del cuerpo y desde allí sigue creciendo hasta que hace metástasis, es decir, invade otras zonas del organismo.

María Lucila Carrasco, patóloga clínica, afirma que hay dos tipos de cánceres que suelen ser muy problemáticos para las mujeres. Estos son el de cuello uterino y el de mama, los cuales también suelen ser muy recurrentes.

El principal

Según Carrasco, el cáncer de cuello uterino es el primer factor de muerte en mujeres entre los 15 y 25 años. Esto se debe a que muchas féminas inician su vida sexual en este rango de edad, pero en muchas ocasiones no se protegen de forma adecuada, por lo que pueden contraer varias infecciones y enfermedades de transmisión sexual, entre las que se encuentra el Virus de Papiloma Humano (VPH), principal causa de que aflore este tipo de cáncer.

Hay ciertas cepas de VPH que son más peligrosas que otras, debido a la mutación que causan en las células de la cérvix. Sin embargo, debido a la zona del cuerpo en la que se alojan, es difícil ver el daño que provocan, por lo que el diagnóstico en etapas tempranas es complicado.

La experta asegura que esta entidad se puede prevenir mediante la aplicación de una vacuna que se puede colocar desde la niñez y que brinda inmunización contra las cepas más fuertes del VPH.

A esto hay que sumarle prácticas sexuales responsables, es decir, no tener varias parejas, utilizar preservativo y acudir periódicamente a un control ginecológico.

Cuidado propio

Pasados los 40 años, el cáncer de mama es la primera causa de muerte en mujeres, comenta Carrasco, quien añade que por eso es importante que cada una tenga una cultura de atención de su propio cuerpo, la cual incluya una dieta saludable, hacer ejercicio y realizarse exámenes correspondientes a su edad.

Las mamografías son un tipo especial de radiografía, pero se encarga de tomar las fotografías de las mamas mediante las cuales se puede saber si hay tumores, incluso antes de que ella o el médico puedan percibirlos.

La prueba se realiza en mujeres mayores de 40 años, pues antes de esa edad lo senos son muy densos y no se perciben imágenes de nódulos o tumores.

Por eso, se recomienda también hacer un autoexamen de mama en el que cada persona debe conocer su cuerpo a la perfección y palparlo (si nota alguna cosa fuera de lo común debe acudir donde un especialista).

Cáncer de mama
Factores de riesgo

Antecedentes familiares.

Menarquia (primera menstruación) temprana.

Menopausia tardía.

Embarazos a edad tardía.

El tratamiento

La forma de tratar el cáncer varía de acuerdo al tipo y al estadío en el que se encuentra.

Cuando los tumores son pequeños y no han alcanzado otras partes del cuerpo, se pueden quitar mediante una cirugía, pero si las células cancerígenas han llegado a otros órganos, se debe hacer una radioterapia o una quimioterapia.

Fuente: Diario La Hora