Más inmigrantes latinos salen del país ibérico

AFP-AP | MADRID

Según datos del Instituto Nacional de Estadística, en el 2009 los inmigrantes aumentaron el 7,1% y el 0,4% en el 2010. El año pasado, el país registró por primera vez un saldo migratorio negativo con 40.447 extranjeros menos.

Por nacionalidades, el mayor descenso lo registraron los ecuatorianos, cuyo número cayó 15,1%, pasando de 360.710 en el 2010 a 306.380 en el 2011. La comunidad colombiana se redujo 10,4%, la argentina 10,2%, la peruana 8,1% y la boliviana 7,2%.

“Tenemos una lista importante de gente que está muy desesperada, que quiere volver a su país porque aquí ha perdido todo”, explica Vladimir Paspuel, presidente de la ONG Rumiñahui. Esta asociación ayudó a Fabián y Patricia a obtener una ayuda de “retorno voluntario” gracias a la cual el gobierno español les pagó los billetes de avión y un cheque de 1.800 euros (más de $ 2.000).

Tras haber ayudado a 36 familias este año, Rumiñahui, entre la decena de ONG que gestionan el retorno voluntario en España, agotó los fondos y está a la espera de un nuevo programa gubernamental que teme se retrase con la austeridad.

Después de vivir un auge de inmigración que hizo pasar el número de extranjeros de 500.000 en 1996 a cinco millones en el 2006, España vio cómo caían las llegadas con la crisis inmobiliaria.

Ayer se conoció que el nivel de endeudamiento de España aumentó en el primer trimestre del año, mientras el gobierno quiso lanzar un mensaje de confianza a la ciudadanía (que le den tiempo para realizar todos los ajustes necesarios) en una de las semanas más críticas para la economía ibérica desde su entrada en el euro.

El volumen de endeudamiento del Estado español alcanzó el 72% del Producto Interno Bruto entre enero y marzo en comparación con el 65% del mismo periodo del año anterior y el 68% con el que se cerró durante el 2011.

España ha duplicado su endeudamiento desde el estallido de la crisis en el 2008.