Michael Phelps se despide con 22 medallas de las competencias olímpicas

AFP | LONDRES

La leyenda Michael Phelps se despidió este sábado de la natación conquistando la vigésimo segunda y última medalla olímpica de su carrera, al ganar con sus compañeros de Estados Unidos el relevo 4×100 metros estilos en los Juegos de Londres 2012.

Las miles de personas reunidas en el Centro Acuático de la capital británica brindaron una emotiva despedida al nadador de 27 años, récord absoluto de medallas ganadas en la historia de los Juegos y protagonista de Londres-2012 con cuatro oros y dos platas en siete pruebas.

Phelps lloró en el podio al oír por última vez el himno estadounidense y luego dio una vuelta de honor con sus compañeros Matthew Grevers, Brendan Hansen y Nathan Adrian.

“Los recuerdos de esta semana nunca se borrarán. Estarán en un trozo de papel en mi diario y los tendré escritos para siempre”, dijo Phelps en su última conferencia de prensa tras una carrera oficial.

El equipo de relevos de Estados Unidos se impuso en la última final de la natación de los 4x100m estilos con un tiempo de 3 minutos, 29 segundos y 35 centésimas, por delante de Japón, medalla de plata, y de Australia, bronce.

Phelps, de 27 años, deja en 22 su récord del mayor número de medallas olímpicas en la historia, de las cuales 18 doradas, cuatro días después de haber superado la marca de 18 de la gimnasta soviética Larisa Latynina.

El oriundo de Baltimore (este de Estados Unidos) ganó cuatro oros y dos platas en Londres 2012, ocho oros en Pekín 2008 y seis oros y dos bronces en Atenas 2004. Larisa Latynina había logrado sus 18 medallas entre 1956 y 1964.

No es la única proeza concretada por Phelps en Londres, ya que con su victoria el jueves en los 200 metros estilos se convirtió en el primer hombre en lograr tres títulos consecutivos en una prueba individual olímpica, algo que repitió un día después con su triunfo en los 100 metros mariposa.

“A través de los buenos y malos momentos, he logrado cada cosa que quería. He sido capaz de hacer cosas que nadie había hecho”, afirmó el nadador, quien agradeció especialmente a su entrenador de toda la vida, Bob Bowman, que se ha ocupado de él desde que tenía once años.

“No estaría aquí si no fuese por él. Ha sido grandioso y, literalmente, no puedo agradecerle lo suficiente”, señaló Phelps.

También se refirió a su madre, su hermana y sus sobrinas, presentes en Londres: “Pasa lo mismo en cada carrera. Mi mamá llora, mi hermana sonríe y mis sobrinas parecen cansadas”, bromeó.

De su lado, su entrenador Bob Bowman afirmó que a medida que los hazañas de Phelps comiencen a quedar atrás en el tiempo “se aprecia mejor lo difícil que ha sido y lo increíble de su logro”.

En la prueba de relevos del sábado, el estadounidense Grevers lideró los primeros 100 metros espalda, pero en el segundo relevo, de estilo braza, el japonés Kosuke Kitajima rebasó a Brendan Hansen.

Phelps saltó a la piscina en tercer lugar bajo una ovación y al final de sus 100 metros estilo mariposa Estados Unidos recuperó la punta, lo que permitió a Nathan Adrian -campeón olímpico de los 100m libres- rematar la carrera.

Phelps no subió al podio sólo en su primera prueba en Londres, cuando quedó cuarto en los 400m estilos, algo que le había ocurrido una vez en su vida antes, a los 15 años en Sídney 2000, su debut olímpico.

Luego fue plata en los relevos 4×100 libres con Estados Unidos y en 200 mariposa, y oro en 200 metros estilos y 100m mariposa individual y en dos relevos más, el del sábado a la noche y el 4×200 libres.