Multas de fotorradares generan quejas y dudas de conductores

pr16nn150315photo02

Conducir por la carretera Guayaquil-Santa Elena se ha vuelto preocupante para muchos choferes, que en lo que va del año han sido multados hasta dos veces en un mismo día, por aparente exceso de velocidad captado por los fotorradares ubicados a un lado de la vía.

Algunos de los conductores cuestionan la fiabilidad de los equipos (cámara y panel indicador de velocidad), que aunque en algunos tramos de la carretera están instalados en un mismo tubo metálico, funcionan de manera independiente.

Por ello, choferes impulsan procesos de impugnación en los juzgados de tránsito, pues aducen no haber sobrepasado la velocidad permitida.

Cristóforo Arteaga es uno de ellos. Cuenta que el 25 de enero pasado, mientras viajaba de Santa Elena a Guayaquil el vehículo de su esposa, que era conducido por él, fue captado por una cámara en el km 29 a una velocidad de 113 km/h.

Y casi once minutos más tarde, en el kilómetro 61, otro de los equipos registró el automotor a 114 km/h.

“Hay 32 kilómetros de diferencia. Y 32 kilómetros tengo que haberlos recorrido a una velocidad cercana a doscientos kilómetros por hora”, alegó Arteaga, quien vive y trabaja en Santa Elena.

El conductor refiere que en el kilómetro 29 está la entrada a la parroquia Chanduy y que por eso la Comisión de Tránsito del Ecuador (CTE) coloca conos para demarcar el carril de los carros que salen de ese sitio y el de los que vienen por la carretera principal. “En ese sector por ley uno tiene que bajar la velocidad”, sostiene.

Valeria Puga, otra conductora que frecuenta esa vía y se siente afectada, refiere que entre la última semana de enero y lo que va de marzo ha recibido una decena de citaciones porque supuestamente excedió los límites de velocidad.

Aquello, dice, le representa pagar más de $ 1.000 en multas. Y ya empezó a cancelar parte de ese dinero desde fines de febrero para poder matricular su carro con placa terminada en dígito 1; sin embargo, ella sigue un proceso de impugnación.

Puga, quien por trabajo viaja todas las semanas de Santa Elena a Guayaquil, afirma que los fotorradares no cumplen con la acreditación del INEN, organismo que regula el uso, control y mantenimiento de los artefactos que operan en varias carreteras del país.

La mujer menciona que la Policía por autorización de los jueces de tránsito es la entidad que al momento certifica la calibración de dichos dispositivos.

“La Comisión de Tránsito dice lo que la Policía dice, pero qué piezas han sido calibradas, no nos muestran, no hay un certificado escrito. Y el INEN dice que todo asunto que no está corroborado por un técnico especialista es nulo”, asevera.

Y bajo ese argumento, según Puga, su abogada logró que el juzgado de tránsito, donde se ventilan sus reclamos, anule algunas citaciones que recibió.

Ella, que por más de diez años se desempeñó como oficial de Policía en Chicago (EE.UU.), sostiene que el juzgado de tránsito debe exigir a la CTE la certificación de las cámaras.

Iván Villón, otro conductor multado en la vía a la costa, dice que en el tramo Sucre-Olmedo fue sancionado dos ocasiones. La primera, el fotorradar registró una velocidad de 120 km/h y ocho días después el dispositivo captó el vehículo a 128 km/h. “Ya había recibido la primera notificación de la multa y no voy a ser irresponsable para pasar por el mismo lugar a una mayor velocidad”, dice.

Michel Doumet, director ejecutivo de la CTE, precisa que el panel es netamente informativo y no genera multa. Indica que la cámara, con capacidad de registrar la velocidad de hasta tres carros en simultáneo, es la que capta los excesos, en caso de que existan. (I)

Detalles
En carreteras

Límites de carros livianos
En línea recta, el límite máximo de velocidad es de 100 km/h; el rango moderado es de 100 y 135 km/h; fuera del rango moderado, más de 135 km/h.

Sanciones
La multa en el primer caso es el 30 % del salario, lo que equivale a $ 106,20; en el segundo, un salario ($ 354) más tres días de prisión.

Pago de multa
Se pagará dentro de los diez días hábiles posteriores a la notificación del acta de juzgamiento. Hay multa por mora.

Fuente: Diario El Universo (eluniverso.com)