Murió Robin Gibb, cantante del grupo Bee Gees

EFE | LONDRES

Robin Gibb, cantante del legendario grupo pop británico de los Bee Gees, falleció este domingo en Londres a los 62 años tras padecer un cáncer, anunciaron sus familiares.

“La familia de Robin Gibb, de los Bee Gees, anuncia con gran pesar que Robin falleció hoy tras su larga batalla contra el cáncer y una intervención quirúrgica intestinal”, indicó un comunicado.

Los hermanos Barry, Maurice y Robin Gibb alcanzaron la cúspide de la fama en los años 70 con éxitos mundiales como ‘How Deep Is Your Love’, ‘Stayin’ Alive’, y ‘Night Fever’.

El grupo se apuntó un récord de ventas de más de 200 millones de discos tras sus primeros éxitos en la década de los 60.

La banda de los hermanos Gibb fue mejor conocida por el influyente álbum de 1977 ‘Saturday Night Fever’, la banda sonora que se convirtió en uno de los discos más vendidos de todos los tiempos y que fue el epítome de la era de la música disco.

Con su innovadora fusión de armonía y de los ritmos de baile de piso, el álbum sigue siendo un punto de inflexión en la historia de la música pop, al poner fin a la era del rock pesado y marcando el comienzo de una época en el que reinó la música de baile.

Robin Gibb se encontraba hospitalizado en estado muy grave desde hacía más de un mes en Londres tras padecer una neumonía.

Los médicos le habían diagnosticado anteriormente cáncer de colon, y luego cáncer de hígado, tras una operación en el 2010 por una malformación intestinal hereditaria de la que su hermano gemelo, Maurice, había muerto a los 53 años, en el 2003.

En febrero, Gibb declaró que gracias a su tratamiento se recuperaba en forma “espectacular”, lo que generó esperanzas de que hubiera una remisión del cáncer, pero rápidamente experimentó un fuerte deterioro.

Gibb estaba demasiado enfermo como para esperar asistir el mes pasado al estreno de su primera obra clásica, ‘The Titanic Requiem’, compuesta con su hijo Robin-John Gibb para conmemorar el 100 aniversario del hundimiento del crucero de lujo, el 15 de abril de 1912.

Necesitaron más dos años para concebir y terminar esta obra, que fue grabada con la Royal Philharmonic Orchestra.

En esa ocasión, Gibb no pudo interpretar en persona la canción ‘Don’t Cry Alone’ en el estreno tal como estaba previsto en el Westminster Central Hall de Londres.

“Era el único lugar donde él quería realmente estar desde hace dos años y medio, y no poder estar allí ha sido para él desgarrador”, había relatado su hijo, RJ Gibb.

En el 2009, treinta años después del éxito mundial de ‘Fiebre de sábado por la noche’, el cantante había prestado su voz para defender la protección de los derechos de autor en la era de la piratería informática.

En plena ola disco, los Bee Gees vendieron en 1977 más de 40 millones de copias de la banda original de la película “Fiebre de sábado a la noche” (“Saturday Night Fever”), con John Travolta.

Nacido el 22 de diciembre de 1949 en la Isla de Man (Reino Unido), Robin Gibb emigró con nueve años a Australia con su familia.

Alentados por su padre, que dirigió un grupo musical, los hermanos formaron un conjunto juvenil que un disc jockey local sugirió rebautizar Bee Gees (B de Brothers (hermanos) y G de Gibb) después de que alcanzaran cierta popularidad.

El trío permaneció activo hasta la muerte de Maurice, tras la cual Robin y Barry renunciaron definitivamente al nombre de Bee Gees.