Nelly Pazmiño no terminó su carrera de Ingeniería Electrónica por preferir a la música

GUAYAQUIL.-

Mientras sus padres veían su inclinación por la danza como una disciplina que la mantuviera alejada de la televisión y la ayudara en su formación personal, Nelly Pazmiño fue más allá. Con solo seis años se había prometido que su vida iba a girar en torno a una carrera artística.  

“Mis hermanos se destacaron como voleibolistas y nadadores.  El uno fue campeón sudamericano en pentatlón, y el otro de waterpolo, mientras  Gaby fue campeona nacional de voleibol. Al igual que ellos, mis padres creyeron que mantendrían mi mente ocupada por un rato cuando fui seleccionada en ballet clásico”, recuerda.

Sin embargo, no fue así. Su idea de desarrollar una carrera como artista continuó al convertirse en adolescente. “Cuando me gradué soñaba con viajar a Canadá para estudiar música. Mis padres se opusieron y ahí fue cuando ingresé a estudiar Ingeniería Electrónica para complacerlos. Pero eso no era lo mío. Así que lo dejé”.

Junto con su decisión de dejar la universidad, también surgió la idea de viajar a Quito para estudiar música. “Al principio fue difícil tener que separarme de mi familia, pero sentía que debía arriesgarme. Mi camino para ser cantante fue bastante duro porque para estudiar lo que quería tuve que trabajar de modelo y bailarina del grupo Vizú durante cinco años. No me lanzaba como cantante porque no tenía experiencia y porque sabía que cuando el público te ubica en algo es difícil que te acepten”.  

Y ahora que lo hace con el tema ‘Siénteme’, un mambo con algo de electrónico, asegura que “por fin siento que logro lo que tanto he buscado”.

La cantante, nacida en las Islas Galápagos hace 29 años, cuenta que su decisión de emprender su carrera como cantante de manera segura se da luego de que  una marca mexicana la seleccionara como imagen de uno de sus productos y creara un perfume con su nombre, igual que lo tienen la venezolana Alicia Machado y la mexicana Edith González. “Fue algo inesperado, sin haber despuntado como cantante. Después de tantas caídas algo lindo tiene que llegar. Ellos estaban en Quito donde hice una pequeña carrera de bailarina y aparecía en publicidad de marcas. Querían una imagen fresca que no esté quemada y la encontraron en mí”.

Asimismo, dice que su participación en el reality Báilalo (Canal Uno) también fue clave en su decisión de dedicarse de lleno a la música.

“Yo quería que me desliguen de esa faceta de bailarina, pero  cuando conocí el caso de Bertha, quien tiene elefantiasis y a pesar de ello vive feliz, me sirvió como motivación para aceptar este reto”.

De hecho, dice que esa misma motivación la llevó a aceptar hacer el streep dance. “Siempre le tuve miedo a los desnudos, a la vulgaridad. Por más que tengo una mente muy amplia me negué muchos días, mas cuando vi en qué consistía el baile me puse a llorar. Me había prometido que nunca me iba a desnudar de manera pública; siempre que en las entrevistas me preguntaban qué nunca haría, decía no quitarme la ropa, pero cambié  de parecer por Bertha. Al final quedó algo muy bonito sin caer en lo vulgar”.

Y aunque no quedó como ganadora asegura que “el programa la ayudó a volverse a conectar con el público”.

Por esa misma razón, dice que en su lanzamiento como cantante con ‘Siénteme’ quiso hacerlo a través de un género que invite a bailar a cualquiera que lo escuche. “Por eso opté por el mambo, que es el que te permite hacer todo eso”.

Nelly cuenta que el tema, del que prepara un videolcip que lanzará el 27 de septiembre, habla del momento que está  viviendo “el sentir mucha sinceridad, y la sabiduría de mi corazón”.

Precisamente, por eso decidió que su gira llevará como nombre ‘Alma + Música’.

Entérate

Desde los 3 años bailó ballet clásico hasta los 18 años.

Participó en el musical Cabaret como una de las bailarinas, con el papel de Rouse.  

Fue coreógrafa de Fausto Miño, Karla Kanora, Israel Brito, que asegura son sus buenos amigos.

Fuente: PP El Verdadero