Niña se salvó en el ataque de sicarios contra sus padres

QUEVEDO

Una pareja fue acribillada por sicarios que sorprendieron a las víctimas en el interior de un vehículo, la noche del pasado martes, informó la Policía.

El hecho se registró a las 23:30, cuando Dolores Elizabeth Ortiz Mejía, de 43 años; Freddy Saltos, de 42; y la hija de ambos, de un año, permanecían estacionados en una camioneta a pocos metros del estadio 7 de Octubre y fueron atacados con disparos por desconocidos.

Las balas impactaron principalmente en las cabezas de las víctimas, lo que les provocó la muerte en forma instantánea.

Los asesinos huyeron del sitio en motocicletas y no pudieron ser identificados debido a la oscuridad de la zona.

Los moradores del sector, alarmados por los disparos, acudieron al sitio y escucharon el llanto de una menor. Al acercarse al vehículo observaron que la pequeña estaba a los pies de su madre asesinada. Al parecer, la mujer la arrojó a sus pies para protegerla de las balas.

Según testigos, las víctimas habían pasado por el sector a las 19:00 y se estacionaron en el mismo lugar donde horas más tarde fueron asesinadas.

Algunas versiones señalan que escucharon más de diez disparos realizados por los asesinos. Algunos impactos eran evidentes en la pared e incluso en la puerta de ingreso del estadio 7 de Octubre.

La Policía junto con miembros de la Fiscalía de Los Ríos llegaron al sitio para realizar el levantamiento de los cadáveres y poder recopilar las evidencias del doble crimen.

Pesar en morgue
Los cadáveres fueron llevados hasta la morgue de esta ciudad, en donde familiares y allegados mostraron su pesar por los asesinatos y aseguraron desconocer los motivos del ataque.

La pareja tenía más de 20 años de matrimonio y se dedicaba al comercio de ropa. Incluso, Dolores Ortiz fue candidata a concejal de Quevedo por el Partido Sociedad Patriótica (PSP) en el 2009 y era militante de la agrupación política.

Susana Espinoza, cuñada de la víctima, dijo que se enteró del crimen a las 00:30 de ayer. “Nos dijeron que Dolita (como la llaman sus familiares), para que no asesinen a su bebé, la había botado por sus pies, fue entonces cuando los dispararon, es lo poco que sabemos. ¿Por qué les hicieron esto?”, exclamó la mujer, mientras era consolada por otros familiares en las afueras de la morgue.

Otros familiares que llegaron al lugar no quisieron emitir detalles del hecho.

El fiscal Manuel Espinoza dijo que el hombre recibió ocho disparos en la cabeza, mientras la mujer presentaba dos.

Fuente: Diario El Universo