Parte el Falcon 9 en la primera misión espacial comercial

AP | CABO CAÑAVERAL, EE.UU.

La primera nave comercial de carga para abastecer la estación espacial internacional en órbita partió exitosamente este martes por la mañana, dando comienzo a una nueva era.

La compañía SpaceX hizo historia cuando su cohete Falcon 9 se elevó desde su plataforma de lanzamiento para surcar los cielos rumbo a la estación espacial a la que llegará en unos días. El cohete no tripulado pondrá en órbita la cápsula Dragon que contiene 545 kilogramos (1.000 libras) de provisiones.

Es la primera vez que una empresa privada lanza una nave a la estación espacial. Hasta ahora, había sido territorio exclusivo de gobiernos.

“¡El Falcon voló perfectamente!”, se entusiasmó el multimillonario fundador de SpaceX, Elon Musk, en Twitter. “El Dragon está en órbita. Siento como que me hubieran quitado un enorme peso de encima”.

Musk dijo más adelante a la prensa: “Me siento muy afortunado. Para nosotros es como ganar el Super Bowl”.

Esta vez, los nueve motores del Falcon siguieron funcionando hasta el despegue. El sábado, las computadoras de vuelo habían abortado la misión faltando medio segundo y hubo que reemplazar una válvula fallada.

La Casa Blanca transmitió sus felicitaciones.

“Todo lanzamiento al espacio es un hecho notable, pero este lo es en particular”, comentó John Holdren, asesor de ciencia del presidente Barack Obama. “Este papel que se extiende al sector privado dará más libertad para lo que los recursos de la NASA hacen mejor: lidiar con los desafíos tecnológicos espaciales más exigentes, incluso los vuelos espaciales humanos más allá de las órbitas bajas”.

Los controladores del vuelo aplaudieron cuando el Dragon alcanzó su órbita nueve minutos después del despegue, y también se alegraron cuando se desplegaron los paneles solares de la cápsula. Muchos de los controladores de SpaceX lucían camisetas y vaqueros o pantalones cortos, en contraste con los trajeados de la NASA.

La agencia espacial apuesta al aporte de la empresa privada para enviar suministros a la estación en órbita ahora que los transbordadores ya no vuelan más. Los astronautas podrían empezar a ser incluidos en vuelos comerciales a la estación orbital en tres a cinco años, si todo sale bien.