Pausas activas en el trabajo

“Me estreso cuando los compañeros de otras áreas no me entregan los informes, cuando me piden que organice eventos a última hora, al pedir cotizaciones y que los proveedores no las envíen rápido”, comenta Camila Torres, asistente de relaciones públicas.

Como ella, muchos empleados se agobian por el estrés y la monotonía. Las pausas durante el trabajo pueden ser la solución.

¡Quién no se estresa!

“El estrés es una condición natural en la vida humana. Es una reacción fisiológica y sicológica normal”, indica Cristina Crespo, sicóloga organizacional. Lo importante es saber manejarlo.

En el ámbito laboral ocurre por exceso de trabajo, falta de manejo de hábitos, dejar de comer o por hacerlo a deshoras, mantener la misma posición por varias horas, un jefe malhumorado, entre otras razones.

Si eso le suena familiar, es tiempo de tomar un descanso. Crespo asegura que “las personas, cuando dejan de hacer algo que estaban ejecutando, pueden verlo de otra forma. Pueden encontrar soluciones que no  pensaban, desenfocarse un poco y cambiar de energía”.

Las pausas activas se enfocan en mejorar la salud mental empresarial y facilitar el bienestar laboral.

En movimiento

Amparito Jácome, máster en Cultura Física del Ministerio del Deporte, indica que “si un individuo está sólo sentado frente al computador, siempre va a tener dolor de espalda; necesita pararse, hacer flexiones, extensiones…”, indica Jácome. El movimiento permite una buena oxigenación y activación del cuerpo. No es necesario un instructor, sólo hay que enseñarles a unir un ejercicio con otro y que haya variedad.

La especialista recomienda caminar 30 minutos continuos cada día para cambiar el ritmo de frecuencia cardiaca.

En las pausas, explica que se trabajan 10 minutos concretos que se puede hacer en el mismo puesto. Si se trabaja en grupo, hay un desarrollo más integral tanto en lo psicológico, físico y emocional.

Nunca quietos

El sedentarismo en la población nacional se refleja en las encuestas. Así, 93% de la gente no practica “ni 30 minutos diarios de actividad física”, indica el Censo realizado en 2010. En el caso de los empleados sedentarios, las pausas logran que el individuo haga actividad física y mejore su salud porque son más propensos a tener “problemas de obesidad, presión arterial alta y enfermedades cardiovasculares”, según el estudio realizado por el Ministerio del Deporte.

Para empleados nuevos, la autoestima sube y el clima se armoniza. El objetivo es capacitar a las empresas y mantener las pausas de forma continua.

Lo que opina la gente

Las pausas activas “es una alternativa que nos permite desestresarnos. Nos motiva a mejorar nuestro rendimiento”, afirma Juan Vargas, analista de sistemas. Él se siente muy satisfecho al participar en las sesiones de bailoterapia en su trabajo.

Asimismo, Álvaro Villegas, diseñador gráfico, expresa que “es una excelente iniciativa porque nos hace salir del estrés y de ese sedentarismo que tenemos al estar frente al computador por tantas horas. Eso nos ayuda para nuestro rendimiento en el trabajo”.

“Esto nos reactiva para seguir produciendo cada día más en servicio de la comunidad”, agrega Galo Sosa, asistente de servicios. Richard Condor (USFQ)
Recomendaciones
Conozca

Todas las empresas deberían dedicarle un tiempo a la jornada laboral para motivar a sus empleados a realizar ejercicio, logrando que todos convivan y salgan adelante.

La pausa activa es una inversión que se debe aprovechar porque el equipo fundamental es el humano.

Fuente: Diario La Hora