Percance en Golfo llevó a la muerte a un joven pescador

GUAYAQUIL.-

El cuerpo de José Joel Molina Chalén, de 18 años, quien se dedicaba a la pesca y comercialización de cangrejos, apareció a orillas de la isla Matorrillos la tarde del pasado viernes.

Familiares indicaron que desde la tarde del pasado miércoles buscaban el cuerpo del joven, quien murió ahogado cuando la canoa en la que se transportaba, con cuatro personas más, se viró cerca de la isla Matorrillos, en el Golfo de Guayaquil.

Ellos indicaron que el joven sabía nadar y que él con las otras personas habrían intentado ir a la orilla. Sin embargo, testigos cuentan que la víctima nunca apareció y que un calambre provocó que se ahogara.

Testigos indicaron que salieron a la búsqueda del joven; sin embargo, no observaron nada en los alrededores del lugar.

Gerardo Gómez, un allegado de la víctima, dijo que el sector donde se produjo la tragedia siempre ha sido peligroso por la profundidad y remolinos.

“Ellos quisieron llegar nadando y dejar el bote virado a unos 50 metros de la isla. Un calambre lo hundió y cuando quisieron irlo a sacar desapareció rápido. Además, se tiene que haber asustado y eso hizo que se hundiera más rápido”, expresó Gómez, quien recalca que fue imposible rescatar el cadáver al instante por el caudal del río.

Miembros de la Infantería de Marina llegaron a esa zona, pero no lograron encontrar el cuerpo hasta la tarde de ayer cuando flotó a unos dos kilómetros de donde se ahogó.

Familiares de Molina indicaron que tenía poco tiempo en el trabajo de recolectar cangrejos, un oficio que su familia lo ha realizado durante varios años.

Su cuerpo fue velado en la vivienda de una tía que está ubicada en el cantón Durán y la tarde del pasado sábado familiares lo sepultaron en el cementerio de Pascuales.

Fuente: Diario El Universo