Pesar por muerte de utilero

EL ORO.-

Una vez que las autoridades competentes hicieron el levantamiento del cuerpo y más diligencias de ley, el féretro con el cuerpo de Marlon Cristóbal Espinoza fue trasladado a Piñas, en donde recibió cristiana sepultura.
Su muerte causó honda consternación en sus familiares y amigos, que lloraron la prematura muerte de este joven piñasiense que cumpliendo con su deber dejó de existir la tarde del viernes pasado, en la ciudad de Montecristi, provincia de Manabí.

La muerte de Marlon Espinoza de 29 años, utilero de la orquesta Los Tauros, ocurrió  a las 17:00 del viernes en las calles Chimborazo y Olmedo del cantón Montecristi. Espinoza fue alcanzado por una descarga eléctrica cuando alistaba una torre metálica para ubicar uno de los parlantes en el lugar donde la  orquesta tenía que realizar una presentación por las fiestas de San Pedro y San Pablo.

Las personas que presenciaron el hecho indicaron que al armar la estructura el hombre rozo un cable de alta tensión recibiendo una descarga
que lo hizo desplomarse y caer de una altura de 12 metros, muriendo al instante.

La víctima había llegado con La Orquesta desde la provincia de El Oro.
Las personas que se encontraban en las cercanías al observar lo que le había pasado a Marlon de inmediato corrieron hasta donde cayó el cuerpo pero se percataron que ya era demasiado tarde, el hombre había fallecido y su muerte fue confirmada por los miembros del Cuerpo de Bomberos quienes también llegaron al lugar de los hechos.

El levantamiento del cadáver lo realizaron los miembros de la Policía en presencia del fiscal Luis Cadena y luego el cuerpo fue trasladado hasta la morgue del cementerio Parques del Recuerdo en Manta, a pesar del pedido de sus compañeros quienes expresaron que era mejor trasladarlo de una vez hasta el cantón Piñas donde vivía el occiso.

Vida

Espinoza trabajaba hace ocho años como asistente y electricista en la conocida orquesta Los Tauros, antes lo había hecho en la agrupación “Nueva Generación”, ambas de la ciudad de Piñas. Pero hace un año se volvió a reintegrar a la primera orquesta.

Cuando la orquesta Los Tauros no tenía contratos, Marlon Cristóbal se dedicaba a pintar casas.

Fuente: Diario La Hora