Prótesis reducen tiempo de espera

En el IEES se utilizan nuevos dispositivos para que el afiliado que sufre de cáncer a los huesos no se complique y desarrolle su vida con normalidad

GUAYAQUIL.-

Cuando Mario Solari Huacón se enteró de que sufría de osteosarcoma (cáncer al hueso) enfrentó un sinnúmero de adversidades. Debía colocarse una prótesis inmediatamente porque -de lo contrario- las células malignas afectarían una de sus arterias del muslo (femoral) y los médicos tendrían que extirparle la pierna izquierda. 

Sin embargo, en esa época (2007) aún se confeccionaba este tipo de implantes en otros países y Solari no contaba con mucho tiempo. Es así que su familia reunió 5.000 dólares y adquirió uno en Brasil.

“Fue complicado. Realmente no sé cómo conseguimos el dinero. Primero me asusté porque aquí cada una de las prótesis tenía un costo de aproximadamente $ 18.000. Gracias a Dios encontramos una mucho más económica, aunque no llegó el día señalado porque el encargo terminó en otro país”, expresa.

En el instante que obtuvo su implante, Mario se sometió a una intervención quirúrgica en el nosocomio donde estaba internado: hospital Teodoro Maldonado Carbo, de Guayaquil. Allí, el cirujano extirpó la tumoración y le recetó seis sesiones de quimioterapia.

Este tratamiento es importante, puesto que este tipo de sarcomas se disemina rápidamente a través de la sangre. Así lo alerta el médico tratante Gilbert Sotomayor Alvear, quien indica que “cuando un galeno efectúa el diagnóstico de estos tumores, el 20% de los pacientes ya presenta metástasis (la propagación de un foco canceroso a un órgano distinto de aquel en que se inició) en los pulmones”.

Gracias a la valoración oportuna y a la ingesta rápida de medicamentos, Mario no presentó células cancerosas en otra zona de su cuerpo y continuó con su vida de forma normal hasta que -a inicios de septiembre- en su trabajo sufrió un accidente y su prótesis se partió.

Pero en esta ocasión no gastó ni un solo centavo en la adquisición de un nuevo implante, puesto que el IESS había adquirido 30 prótesis modulares que -debido a que cada una está elaborada en segmentos adaptables- en el momento de la cirugía se arma de acuerdo al requerimiento del paciente.

“Hasta hace un año utilizábamos dispositivos convencionales, los cuales se confeccionaban en otros países y -como se hacían a la medida- se tardaban de 2 a 3 meses. Actualmente es sobre la jugada, por lo que no dependemos del tiempo de fabricación y nuestros pacientes no se complican”, explica Sotomayor.

Hasta el momento, el galeno señala que se ha intervenido a 20 afiliados que -a causa de un osteosarcoma- presentaban dolores en las rodillas, brazos, columna y cadera.De estos, el 60% se operó por una tumoración en la pierna.

Pedro Falconí Palacio, de 23 años, es otro de los jóvenes que se someterá a esta intervención quirúrgica. Él fue diagnosticado como un paciente con osteosarcoma en la pierna derecha, por lo que debía realizarse varias sesiones de quimioterapia antes de la cirugía.

Falconí, oriundo de la provincia de Loja, se muestra optimista y dice que esta nueva técnica que utiliza el IESS “es excelente porque le brinda al paciente una esperanza de recuperarse y que su vida se desarrolle normalmente.

En estas situaciones todo es contra el tiempo, así que es extraordinario que con estas prótesis no tengamos que esperar mucho”.

El médico tratante, Gilbert Sotomayor Alvear, explica que estos sarcomas requieren de un tratamiento multidisciplinario. Es decir, cada uno de los afectados debe someterse a valoraciones constantes con oncólogos, psicólogos y cirujanos.

El galeno revela que aún se desconoce qué ocasiona la aparición de un osteosarcoma, aunque indica que en algunos casos se dice que es a causa de factores genéticos, ambientales o porque el afectado recibió el tratamiento de radioterapia en otra zona de su cuerpo, sufre de afecciones metabólicas como:  enfermedad ósea de Paget (destrucción y regeneración anormal del hueso), osteomielitis (infección ósea), entre otras.

De ahí que resalta que existen síntomas de alerta, tales como: dolores en las rodillas o en las articulaciones, piel caliente sobre las áreas afectadas, fracturas, arqueamiento de las piernas y otras deformidades visibles. Cuando se presente esto, Sotomayor aconseja que el individuo acuda de inmediato donde el especialista y se eviten los tratamientos empíricos o sobaduras.

Finalmente, el médico tratante indica que estos osteosarcomas aparecen en jóvenes desde los 15 hasta 25 años o en adultos mayores. Si estos pacientes se sometían a cirugía y luego de cinco años no les aparecía alguna otra célula cancerosa, Sotomayor señala que ellos habrían superado su afección.

Fuente: PP El Verdadero