Rabia, una enfermedad mortal

Conozca un peligroso virus que ataca al cerebro y si no se trata a tiempo puede llevar a condiciones fatales.

En los últimos años, el Ministerio de Salud Pública del Ecuador (MSP) ha reforzado las campañas de vacunación de perros y gatos con el fin de prevenir la rabia, una infección viral letal que se propaga principalmente por medio de animales infectados.

¿Cómo se adquiere el virus?

La rabia se propaga por medio de saliva infectada con rhabdoviridae, una familia de virus infectivos para animales y plantas. Dentro de este grupo se encuentra el Lyssavirus, toxina responsable de dicho mal, el cual penetra al cuerpo de una persona a través de una mordedura de un animal enfermo, explica Víctor Hugo Bedón, infectólogo. “No hay transmisión de persona a persona”.

Estas toxinas viajan desde la herida hasta el cerebro y ahí provocan una hinchazón o inflamación, la cual, a su vez, da paso a los síntomas de la enfermedad, y sin intervención en seis días, aproximadamente, la persona afectada muere debido a una parálisis respiratoria.

Diagnóstico

El experto afirma que para determinar que un sujeto ha sido infectado por el virus se debe realizar un cultivo viral por medio del tejido cerebral, sin embargo, en Ecuador no se practica este tipo de estudio.

Es así que, en el país, para detectar la presencia de la rabia se lo hace a través de un análisis presuntivo, es decir, se asume que una persona podría estar contaminada, en caso de que haya sido mordida por un perro rabioso. Para eso es preciso primero averiguar si el animal está infectado.

Recuerde que es muy importante no sacrificar al animal, pues si este no está vacunado, usted debe inmediatamente denunciarlo para que los inspectores de salud lo trasladen a un centro especializado para observar las condiciones del perro. Si este fallece en tres días -a causa de la rabia-, es imperativo vacunar a la persona que fue mordida, manifiesta Bedón.

Pero, tenga en cuenta que “al tratarse de un can callejero, que no se lo puede encontrar ni estudiar, el afectado debe vacunarse obligatoriamente”.

Atender el problema

Cuando una persona ha sido mordida, debe ir de inmediato con un médico para recibir los primeros auxilios. Estos son lavar la herida con abundante agua y jabón, al menos durante 20 minutos y luego limpiarla con alcohol para desinfectar completamente. Recuerde que si la lesión sangra, será necesario aplicar presión para que ceda. Y, sobre todo, no olvide que la herida nunca debe ser suturada (cosida), recomienda el especialista.

Posteriormente, en caso de que sea preciso vacunar al individuo, existen varias opciones. Una de esas, sugerida por el MSP, son alrededor de 14 inyecciones. Por otro lado, está también la vacuna haploide, la cual se aplica en tres dosis, pero con esta existe el riesgo de cubrir solo el 90% de infección.

Tenga en cuenta que “si no se atiende de manera temprana, la patología puede desarrollarse, las condiciones de salud empeoran y más del 90% de afectados muere, puesto que aún no se ha podido elaborar un medicamento que combata y cure la rabia”.

EL DATO
Hoy, 28 de septiembre, se celebra el Día Mundial de la rabia.

9
de cada 10 personas infectadas con rabia, en las que no se previene a tiempo la enfermedad, fallecen, según Víctor Hugo Bedón, infectólogo.

Entérese
Síntomas

– Presión cerebral

– Dolor de cabeza

– Fiebre

– Malestar general

– El área afectada se torna de color rojizo.

– La persona cambia su estado de ánimo, se vuelve irritable.

– Los músculos de la cara se ponen rígidos y se da parálisis, sobre todo en músculos que permiten tragar líquidos. De esa manera puede surgir un cuadro de hidrofobia, es decir, no se puede tomar líquidos.

– Se produce delirio y convulsiones.

Lo que debe saber

Animales portadores

– Perros

– Gatos

– Murciélagos

– Lobos

– Coyotes

– Zorros

En Ecuador

Víctor Hugo Bedón, infectólogo, explica que el último registro de casos de rabia en el país se dio en 2003 y las provincias con mayor incidencia fueron Cañar, Guayas, Manabí y Pichincha.

Y, “desde entonces se había logrado superar este problema de salud, gracias a las campañas de vacunación de animales”.

Sin embargo, en noviembre de 2011, hubo 12 personas muertas por esta patología en Morona Santiago por mordedura de murciélagos infectados.

De manera que controlar la propagación de este virus empieza con la vacunación de los animales (una vez al año). Piense que usted puede dar un buen paso al proteger la vida de su mascota y de los demás.

Fuente: Diario La Hora