Samsung celebra una victoria en guerra de los smartphones abierta con Apple

AFP.-

Una jueza estadounidense rechazó la demanda de Apple para impedir la venta de una serie de teléfonos inteligentes fabricados por su rival Samsung, condenado en agosto pasado por copiar licencias de la marca de la manzana.

Aunque Apple ganó en primera instancia su demanda por falsificación contra Samsung, la jueza Lucy Koh estimó en su veredicto que Apple no probó que la tecnología que Samsung copió es un elemento determinante para los consumidores en la elección de un smartphone.

Los teléfonos inteligentes comprenden un abanico de características de las cuales solo una pequeña parte están amparadas por las patentes de Apple, señaló la juez Lucy Koh.

No es una consecuencia lógica que productos enteros queden excluidos del mercado porque hayan incorporado, entre muchísimas características, unas funciones específicas protegidas, que pertenecen a Apple, argumentó la jueza en su fallo.

“Nos complace que el juez haya denegado la acción de Apple, orientada a limitar la elección de los consumidores y restringir la libre competencia en el mercado”, indicó Samsung.

En agosto, un jurado del tribunal de San José (California), donde se dirime el caso que enfrenta a las dos multinacionales, emitió un veredicto por el que señalaba que los smartphones de Samsung infringían patentes de Apple.

Tras este primer fallo a su favor, Apple decidió solicitar la prohibición de ventas de los dispositivos de la firma surcoreana.

El juez de California dictaminó, entonces, que Samsung había copiado seis patentes en tecnología y diseño de Apple, y le condenó a una multa de $1 000 millones, en el mayor revés judicial sufrido por la multinacional de la electrónica surcoreana en la guerra de patentes.

Samsung se defendió bajo el argumento principal de que 23 de los 26 modelos condenados no se encontraban a la venta en el mercado en ese momento, y los tres restantes habían modificado sus diseños por lo que consideraba improcedente emitir una prohibición.

La empresa surcoreana y Apple iniciaron en abril de 2011 una batalla legal, que pronto se extendió a juzgados de aproximadamente una decena de países con acusaciones mutuas de haber violado sus respectivas patentes de diseño y tecnología.

El primer revés llegó en octubre, cuando un tribunal de apelaciones estadounidense revocó la medida cautelar preliminar sobre la venta del smartphone Galaxy Nexus de Samsung y ayer llegó el dictamen final.

La batalla

Ambos grupos están en competencia directa en el mercado de teléfonos inteligentes y de tabletas informáticas, con Samsung ocupando el primer lugar en las ventas de los primeros y Apple de las ipads.

La batalla sigue abierta en EEUU y aún está pendiente de juicio la demanda presentada por Samsung a Apple por violación de patentes, en la que está incluido el iPhone 5 por uso de patentes 3G.

Apple pedía a Samsung una indemnización de unos $2 500 millones por utilización de patentes de Apple y copia de sus diseños.