Se lanzó de camión para evitar ‘secuestro express’ y falleció

Gladis Patricia Cujilema llegó a Guayaquil desde La Libertad, provincia de Santa Elena, con el afán de conocer el estado de salud de su esposo Pablo Enrique Cuñas Cujilema, de 39 años, quien había sufrido un accidente después de que fuera víctima de la delincuencia.

Desconocía la gravedad de la situación, por lo que al llegar a la morgue de la Policía, adonde acudió creyendo que era el hospital, le anunciaron que su conviviente había fallecido.

Cujilema entró en una crisis emocional y comenzó a llorar sin consuelo. Ahí recién se enteró de que Pablo Cuñas fue hallado sin vida la madrugada de ayer en la vía Perimetral, cerca de la Universidad del Pacífico, en el oeste de la urbe.

El hombre se había lanzado desde el camión, de placa BAC-862, que alquiló para transportar víveres desde Huaquillas, en la provincia de El Oro, hasta La Libertad, donde vivía, y que horas antes había sido interceptado por seis delincuentes.

La víctima viajaba en compañía del chofer del pesado automotor, Jorge Argüello, quien minutos antes se había tirado cuando transitaban a la altura del cuartel del Grupo de Operaciones Especiales (GOE).

Argüello contó que enseguida pidió ayuda a una patrulla policial y que al seguir la ruta del camión hallaron a Pablo Cuñas sobre la calzada; la víctima tenía fracturas en la cabeza.

El conductor relató que los delincuentes los interceptaron en la vía Durán-Tambo, cerca de Taura. Enseguida los internaron en una guardarraya para desembarcar los sacos de tamarindo, camote y papa que traían desde Huaquillas, en El Oro; ambas víctimas fueron amarradas de pies y manos.

Luego de 45 minutos los delincuentes pusieron en marcha el camión con Cuñas y Argüello en el cajón y, cuando tomaron la vía Perimetral, Argüello se soltó de las cuerdas y saltó.

En un rápido operativo de rastreo la Policía localizó el vehículo abandonado en el sector conocido como Tres Bocas y luego lo trasladó hasta la Policía Judicial del Guayas (PJ-G), adonde también fue llevado Jorge Argüello para que rinda una versión de los hechos.

Mientras esperaba la entrega del cadáver, Segundo Asuma Cuñas contó que su primo Pablo Cuñas era comerciante de víveres y que tenía por costumbre viajar dos veces a la semana hasta la frontera con Perú para abastecerse de productos.

Asimismo, indicó que el comerciante Cuñas deja tres menores de edad en la orfandad.

Apuntes: Sobre la tragedia
Pérdidas
Luis Asuma, primo de Pablo Cuña, dijo que la mercadería que transportaba la víctima estaba valorada en $ 8.000.

Investigación
Asuma pidió a las autoridades investigar el hecho delictivo, y localizar y capturar a los responsables de la muerte.

Sepelio
El cuerpo de Cuñas sería llevado a la provincia de Chimborazo, donde nació.

Fuente: Diario El Universo