Seguridad en el arco tricolor

El arco es uno de los puestos donde el seleccionador ecuatoriano Reinaldo Rueda tiene más opciones para elegir, aunque algunas de esas alternativas tuvieron que ser nacionalizadas.

Máximo Banguera, Marcelo Elizaga y Alexander Domínguez forman la base con la que el técnico colombiano ha trabajado desde que asumió el mando de la Tricolor, pero su actualidad es muy diferente.

Alexander Domínguez, de 24 años, se ha perdido solamente un partido del campeonato nacional en esta temporada. Ocurrió en la novena fecha ante El Nacional. En cinco juegos mantuvo su arco invicto. No le han podido anotar más de dos goles en un choque. Ha recibido dos tarjetas amarillas.

Una de sus principales fortalezas es la rapidez para salir y achicar el espacio al delantero. Ha sumado precisión a su saque largo y ha corregido mucho en lo que era su principal falencia: el juego aéreo. Paradójico por su estatura (1,96 metros).

A pesar de que su equipo, Liga de Quito, está en la segunda posición de la tabla, los directivos y el cuerpo técnico coinciden en que el plantel pasa por un mal momento futbolístico. El problema general es el poco volumen de juego. En él no está incluido Domínguez. En los goles que recibió, no tuvo la culpa.

Marcelo Elizaga ha tapado en siete partidos del campeonato nacional. Recibió cinco goles, lo que equivale a un promedio de 0,71. ‘El Polaco’ alternó la titularidad en su equipo, Deportivo Quito, porque también se concentró en la Copa Libertadores de América.

De los siete juegos por el torneo nacional, en tres sacó su arco invicto, solamente en uno le hicieron dos goles. En los tres restantes recibió solamente un gol. Su realidad en Copa Libertadores era similar: en los seis partidos de la fase de grupos recibió 4 goles. Mantuvo su valla invicta en tres juegos. Sin embargo, en los octavos de final le hicieron siete goles: uno en Quito y seis en Chile.

El momento de su equipo no es bueno: eliminado de la Copa y marcha en la séptima posición del torneo local.

Elizaga es considerado un líder dentro del equipo. También fue capitán de la selección.

Inconveniente. Máximo Banguera ha sido uno de los habituales convocados por el colombiano Rueda, pero su falta de continuidad podría jugarle en contra.

Apenas suma cinco presentaciones en los últimos cuatro meses, a razón de un partido cada tres semanas.

Su regreso a las canchas se produjo el sábado ante el Olmedo de Riobamba, un equipo que lo exigió muy poco y que no permitió medir el real nivel en el que se encuentra.

Maneja bien el juego aéreo, es rápido de piernas, buen atajador y su potente saque le permite al equipo salir en veloces contragolpes.

Otro factor favorable para él es que en Barcelona tiene como compañeros a Jairo Campos y Fricson Erazo, los zagueros centrales que se han venido consolidando como titulares en la selección.

Esteban Dreer, arquero de Emelec, se perfila como otro de los opcionados.

No pudo comenzar el año atajando, porque su trámite de nacionalización tomó más tiempo del inicialmente previsto. Sin embargo, cuando tomó la titularidad en el ‘Bombillo’, demostró que está en condiciones de pelear el puesto.

En campeonato nacional disputó once de quince encuentros posibles, recibiendo doce tantos, a un promedio de 1,01 por fecha.

En la Copa Libertadores no tenía el limitante de la nacionalidad y por eso estuvo presente en todos los choques de la fase de grupos y en los dos de octavos de final. En ocho apariciones encajó once tantos.

Tiene don de mando, buen saque, ascendencia en el grupo, anticipo, ubicación y reflejos. Rueda aún no ha trabajado con él y eso podría ser decisivo a la hora de elegir.

Adrián Bone, del Deportivo Quito, también ha formado parte del proceso, pero actualmente ha sido relegado al banco de suplentes y eso le hace perder posibilidades.

Fuente: Diario Expreso