Servando Primera, de cargador a compositor, actor, cantante y director

El ex Salserín protagonizó 10 películas, compuso melodías para Reik, MDO, entre otros artistas. Ahora se dedicará a dirigir vídeos y su propio cortometraje

GUAYAQUIL.-

Cuenta Servando Primera que nunca le faltaba una amplia sonrisa y agilidad cuando empacaba y ataba las fundas en un supermercado. Era apenas un niño de 7 años y con muchos sueños en mente, pero al contrario de cualquier artista no era una tarima lo que anhelaba, sino la paz y tranquilidad de su madre, Sol Musset.  A esa edad, él ya estaba consciente de los sacrificios que hacía ella para solventar los gastos de sus hermanos Sandino, Florentino y Juan Simón.

Recuerda que  tenía 4 años cuando su padre, el compositor, poeta y activista político venezolano Alí Primera falleció. Y aunque su progenitora -quien también es cantante- hacía lo imposible para que no les faltara lo básico, sintió la necesidad de ser él quien llenara el refrigerador, comprara los juguetes y alguna que otra prenda para lucir bien.

A la par, en sus ratos libres -del colegio- se dedicaba a leer y componer, aclara que eran poesías que sin querer se convirtieron en melodías. Su primer amor y musa de inspiración fue su prima Solange. A ella le escribió ‘Bella ladrona’, tema que lo convirtió en el cantautor venezolano más joven a los 11 años,  tras interpretarlo junto a la popular orquesta juvenil de los años noventa, ‘Salserín’.

¿Cómo nace ese amor por Solange?

Ella era adolescente, yo tenía 8 años y siempre la acompañaba a todos lados. La confusión nace porque en las reuniones -con sus amigas- Solange siempre me presentaba como su novio y yo me la creí (risas). Estaba tan crédulo que  comencé a escribirle poesías…

¡Claro!, todo terminó cuando la vi besando a un chico de su edad.

¿Se considera enamoradizo?

Súper. Horriblemente… Me enamoro hasta los pies.

¿Se sintió obligado a trabajar prematuramente?

Fui el primero de los cuatro hermanos que comenzó a laborar y así asumí las riendas de la casa. No por obligación, pero sí por deber, por ser consciente con los sacrificios que hacía mi madre. Además, todo partió de la necesidad. Es duro abrir la nevera y no ver nada, así que tuve que solucionar las cosas trabajando con humildad.

¿Qué trabajos desempeñó?

Primero llevaba las fundas del supermercado a los carros. Luego empecé en la actuación y escribir guiones para obras infantiles de teatro en la escuela. A los 8 años actuaba en películas venezolanas y de preadolescente trabajaba en series televisivas y cantaba.  Jugaba con ambas disciplinas, una en cada mano.

¿Actor o cantante? ¿Con qué se indentifica más?

Creo en el arte y en sus distintas expresiones. Lo veo como un árbol que da diferentes y exquisitas frutas, y me gusta probar todas y valorarlas también.

¿Cómo surgió lo de ‘Pichón’?

Así es como me dice mi familia paterna, mis tíos y las personas que me conocen desde pequeño. Era como me llamaba mi padre. Y ahora el “Pichón está volando y muy alto”…

¿Alí Primera?

Mi padre, un gran hombre y gestor de la música trova venezolana.

¿Salserín?

Una gran etapa y escuela que compartí con  mi hermano Florentino. Fue duro al inicio porque solo iban a vernos la familia, casi no dormíamos, tuvimos muchos sacrificios pero no nos arrepentimos porque todo eso nos ayudó a formarnos. Y cuando llegó el boom lo disfrutamos.

¿Qué es lo que más extraña de la orquesta?

Éramos 20 niños, definitivamente extraño los viajes en grupo, los juegos y las bromas pesadas que formaron parte de una  hermosa época.

¿Ha vuelto a ver a varios de su ex compañeros de orquesta?

Tres de los ex integrantes trabajan con Servando y Florentino. Anderson Quintero y los hermanos Luis y Daniel Ruiz. Siempre estamos con algún ex miembro de la orquesta.

Con 20 años de carrera musical, ¿cuál es su mayor satisfacción?

Comprobar que no somos moda.  Si lo fuéramos nadie se acordara de nuestra carrera ni de nuestras canciones.

¿Y cómo se comportan las fans ecuatorianas?

En cualquier parte del mundo siempre hay una bandera de Ecuador respaldándonos. Lo palpamos no solo aquí, también en Estados Unidos y Europa. Gracias a todos los migrantes que nos acompañan en cada show.

¿Cómo va el dueto de Servando y Florentino?

Creando, innovando. Estamos en una etapa en la que nos dedicamos de lleno a cada melodía. Ahora estamos promocionado la bachata ‘Contigo’ y para finales de año presentaremos otros temas.

¿Es cierto que compuso melodías para MDO, Reik y Gabriela Spanic?

En el caso de MDO y Gabriela Spanic escribí canciones, a ellos les gustaron y las grabaron. Tuve la oportunidad de conocerlos después de que grabaron los temas. Cuando viví en México ahí  tuve la oportunidad de escribir directamente para Reik y  Camila. Pero no me he dedicado a la comercialización de mis letras. Soy de los que escriben por inspiración, no por necesidad de vender sus canciones.

¿Cómo es Servando el papá?

Tengo 2 hijos hermosísimos; Valeria (11) y Sebastián (7). Cuando puedo disfruto de ellos al máximo; soy muy amoroso, y como tuve una madre que siempre me respaldó en todo yo también los apoyo en sus decisiones.

¿Alguno de ellos ya demuestra amor o atracción por el arte?

Dios nos da muchas llaves, pero lo importante es saber elegir correcta. Me gusta que sean un órgano propio y no un apéndice de mi carrera.

En el caso de mi hija Valeria tiene un criterio propio por la música. Con ella discuto de rimas, de bandas, de  géneros musicales. En algún momento tocó el piano y ahora le gusta diseñar ropa. En cuanto a Sebastián es muy sensible artísticamente, pero no es muy expresivo. En fin, están muy chicos y deben de desarrollarse solos.

¿Cómo va su carrera como actor?

Protagonicé 10 películas de cine. La primera fue a los 8 años, se llama ‘El viejo chivùo’, luego siguieron grandes proyectos entre ellas  cuatro partes del ‘Piloto de Río Verde’, producción francoalemana que se grabó en Venezuela y que tuvo gran acogida. Para grabarlas estudié francés, pero igual terminaron doblando mis textos. Sin embargo, las más populares  fueron ‘La primera vez’, de Salserín y un ‘Muchacho solitario’; la experiencia ahí fue más grata porque compartí  protagónico con mi hermano.

Asimismo, hice series y telenovelas y aunque ahora me ofrecieron un papel para una obra teatral no puedo aceptarlo por la falta de tiempo. Pero a futuro seguro se dará.

¿Cuáles son los nuevos retos de Servando?

Crecí en medio de cámaras, ahora estoy enfocado en la dirección. A lo largo del año realicé 10 vídeos, el del promocional ‘Contigo’ lo efectué yo, así que sigo trabajando con otros artistas.

De la misma forma, estoy en búsqueda de un buen guión para dirigir mi primer cortometraje y traerlo a Ecuador.

¿Y en cuanto a la música y Ecuador?

Posiblemente se traiga el Tour de Servando y Florentino, en el caso de darse, sería antes de que concluya este año. Ojalá se dé.

Fuente: PP El Verdadero